Fondo de pensiones podría ser insostenible

En los últimos siete años, el número de jubilados se disparó tremendamente debido a que aumentó de 2 mil a 14 mil personas en promedio anual a anteriores años, esto conlleva al gran crecimiento de jubilados con pensiones financiadas por otro grupo de personas con aportes más altos, pero la preocupación real se enfoca en si la capacidad del fondo monetario podrá soportar un incremento tan alto de obligaciones de pago de rentas. 
Según un informe de la Fundación Milenio, quien plantea esta situación, asegura que esto podría afectar la sostenibilidad del fondo de pensiones. El Día intentó comunicarse con ejecutivos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS) y las AFP, pero no se obtuvo respuesta alguna.
Se aporta más, se recibe menos.   El informe que publicó la Fundación Milenio en el transcurso de la semana aclara que desde la promulgación de la Ley No 065, en 2010, está vigente el Sistema Integral de Pensiones, en sustitución del Seguro Social Obligatorio de Capitalización Individual gestionado por las AFP.
  Asimismo, la ley vigente bajó el límite de 70% a 60% del salario para acceder a una pensión de vejez y la edad de 65 a 60 años, con la consecuencia de haber provocado un súbito aumento del número de jubilados, pero con pensiones más bajas. "Estas y otras modificaciones fueron adoptadas sin el respaldo necesario de un cálculo matemático actuarial", dice el documento.
Crece el número de jubilados. Asimismo, señala que el período 1997-2010, con la entonces Ley de Reforma de Pensiones se jubilaron 29.745 personas (un promedio de 2.808 personas por año). Ya con la vigente Ley 065, hasta el año 2016, se han jubilado 102.546 personas; esto es, 72.801 entre 2011 y 2016 (un promedio de 14.560 personas por año). Esto significa que en los últimos 5 años el número total de jubilados se ha más que triplicado y el ritmo anual de jubilación es 5 veces más que en el periodo anterior. 
Para el analista económico Germán Molina, esto es una alerta, indicó que la preocupación está en "el crecimiento del número de personas registradas con aportes bajos y ese fondo común no está creciendo en el mismo ritmo, hablando en términos de monto respecto al número de afiliados para que esa renta sea sostenible en el periodo a largo plazo", sostuvo.
Financiación de la prestación. Henri Oporto, coordinador del Informe de Milenio sobre la economía de Bolivia, donde también se explica esta situación, indicó que el Sistema Integral de Pensiones respeta los depósitos en la cuenta individual mientras se ahorra, pero el momento en que el asegurado necesita utilizar su dinero para poder jubilarse, su saldo acumulado es transferido a un fondo común para el reparto de pensiones. "La crítica que muchas veces se ha hecho a este diseño del sistema pensional es que el reparto resulta inequitativo porque no todos aportan en igual proporción", puntualiza. 
De esta manera, ejemplifica que la situación de la jubilación en el sector minero, sin considerar la comisión a la AFP, permite observar que el aporte al Régimen de Pensiones, para el caso de un trabajador minero que gana Bs  15.000 al mes, se ha incrementado de un porcentaje equivalente al 49,7%, subiendo de Bs 2.013 a Bs 3.013.
De este modo, Fundación Milenio señala que el fenómeno que experimenta el sistema de pensiones es la multiplicación acelerada del número de jubilados con pensiones financiadas por una bolsa común y de modo tal que la pensión ya no depende del ahorro previsional individual. La preocupación que emerge se relaciona con la capacidad financiera del fondo común destinado al pago de rentas. Por lo que hay más gente que se jubila y que accede a los recursos del fondo, se plantea la duda razonable acerca de la capacidad del fondo, si este puede "soportar un incremento tan vertiginoso de obligaciones de pago de rentas, aun cuando el valor monetario individual de las rentas sea menor". El notable crecimiento del número de jubilados puede, eventualmente, afectar la sostenibilidad del fondo de pensiones. Si esta tendencia continúa, desde el punto de vista financiero la duración del fondo no está garantizada, a menos que un estudio matemático actuarial demuestre lo contrario. Pero es justamente lo que no hay o no se conoce.
Por su parte, Molina se cuestiona. "La pregunta sería, ¿si eso sucediera, quien va a financiar? Lo evidente es que sería el Estado. 
Hay que aclarar que todo estos fondos no lo financia el Estado, sino que son los mismos privados”, recalcó.
punto de vista
"Este sistema no es sostenible"
“En el fondo de pensiones cada uno va ahorrando con su propio aporte mensual.
Hay un grupo de personas que por alguna razón ha aportado muy bajo y se jubila con un monto menor, entonces este grupo aparte de su propio aporte,  es financiado por otro grupo de personas con sueldos elevados que aportó un monto adicional al que le corresponde.
Entonces, a este último grupo se le va ampliando el aumento con aranceles o renta que es mayor. Pero el riego está que el grupo que está financiando estos fondos solidarios' está autofinanciando a todos los que están ahí registrados. La figura es así: que el que trabaja y gana más va ayudar a los que reciben menos, mientras que el Estado está de brazos cruzados. Además, el número de asegurados está aumentando, se están jubilando personas con montos de bajos incentivos. Es como decir: 'yo me jubilo y no importa si recibo un monto bajo  porque está el fondo común de las personas que ganan más, pues entonces eso me compensa'.  Esa situación no es sostenible. 
Ley nro 065: Sistema integral de pensiones
Esta fue promulgada en el 2010 y continúa vigente. Este nuevo sistema después de migrar, deberá ser administrado por la Gestora Pública de Seguridad Social, entidad estatal que tendrá la responsabilidad de velar por los recursos que a diciembre de 2016 alcanzaron el monto de $us 14.172 millones. Dicho traspaso debería concretarse hasta fines del presente año.

Comparte
Síguenos en Facebook