Kenia celebra elecciones en pleno boicot de la oposición y con el miedo a repetir las matanzas de 2008

Los choques con la Policía y el boicot de la oposición protagonizaron hoy la repetición de las elecciones presidenciales, en las que el actual jefe del Estado, Uhuru Kenyata, partía como favorito indiscutible. Los actos de protesta y violencia en Nairobi y otros puntos del país produjeron al menos tres muertos y un número elevado de heridos. Las autoridades electorales decidieron por ello posponer las elecciones al sábado en 4 de los 47 distritos electorales de Kenia.

El país celebró elecciones presidenciales el pasado 8 de agosto y el vencedor fue Uhuru Kenyata. Pero poco después, los comicios fueron invalidados por el Tribunal Supremo alegando irregularidades en el proceso. La corte declaró que las elecciones debían repetirse en un período de 60 días pero el líder de la oposición, Raila Odinga, dijo que el plazo no sería suficiente para permitir realizar las reformas necesarias para garantizar unas elecciones limpias.

Odinga amenazó con dimitir para posponer el voto pero Kenyata dijo que nada pararía el nuevo proceso. Así que la oposición intentó presentar un nuevo recurso al Tribunal Supremo.

Hoy la corte tenía que reunirse para dar el esperado veredicto sobre la legalidad de la nueva elección. Pero no lo hizo. Cinco de los siete jueces dijeron no podrían atender por razones personales, incluyendo dificultades de transporte y enfermedades varias. Uno de ellos se negó a salir de su casa porque alguien había disparado a su guarda de seguridad.

La tensión entre grupos políticos en Kenia no ha hecho más que aumentar desde el verano y muchos temen que se vuelvan a producir olas de violencia interétnica como las que dejaron más de 1.000 muertos y cientos de miles de desplazados tras las elecciones del año 2008.

En las últimas semanas, algunos miembros de la Comisión Electoral Independiente (incluyendo el director) han dejado el país y la policía ha matado a varios seguidores de la oposición y apaleado a docenas de otros, al dispersar manifestaciones pacíficas con gas lacrimógeno.

La indecisión del Tribunal Supremo ha dejado el país en un limbo. Y los dos candidatos se aferran a posiciones opuestas. El actual presidente ha defendido la efectividad de la Comisión Electoral y pidió a sus seguidores que salieran a votar en masa.

Las escenas en los colegios electorales difirieron radicalmente de las del pasado agosto. Muchos de los centros de votación que abrieron entonces hoy estaban cerrados y los que abrieron recibieron pocos votantes. En la primera elección, las colas fueron tan multitudinarias que empezaron a las dos de la madrugada y duraron hasta bien entrada la tarde.

La economía de Kenia lleva meses sufriendo las consecuencias de la inestabilidad política que está afectando el calendario laboral, ahuyentando a miles de turistas y haciendo perder inversiones en sectores clave.

Comparte
Síguenos en Facebook