Las constructoras nacionales quedan al margen del crecimiento del sector

La Cámara Departamental de la Construcción de Cochabamba informó que este sector tuvo altibajos en los últimos años en su crecimiento, pero que en general se registró un desarrollo importante que aportó de gran manera a los índices positivos del país.

Las cifras de construcción en el país registran un crecimiento de 8 por ciento en 2012 y de 10,6 en 2013, el “pico” más alto de los últimos años. En 2014 y 2015, se devela un bajón con 7,8 y 5,4 por ciento respectivamente. En 2016, hay un ligero repunte, que llega al 7,8, pero para este año, economistas y empresarios constructores proyectan 8 por ciento, es decir un exiguo 0,2 por ciento más que en la gestión pasada.

El presupuesto de inversión pública nacional programado para el 2017 es de 6.189 millones de dólares, de acuerdo a lo establecido por el Presupuesto General del Estado.

Sin embargo las grandes inversiones y el crecimiento de este sector no han llegado a las empresas constructoras nacionales que difícilmente pueden competir con las firmas internacionales para adjudicarse las grandes obras del país.

Rolando Siles, secretario general de la Cámara Departamental de la Construcción, indica que en los últimos 10 años el Gobierno realizó inversiones en grandes obras que llegan a 35 mil millones de bolivianos, del cual el 74 por ciento fue ejecutado por empresas extrajeras, el 11 por ciento por asociaciones accidentales entre empresas extranjeras y nacionales, y solo 15 por ciento estuvo a cargo de empresas nacionales.

“El sector de la construcción constantemente ha estado en tratativas, negociaciones y acercamientos con el Gobierno porque necesita cambios en la norma de licitaciones en la norma de ejecución básica de contratación de bienes y servicio”, añade Siles.

Una de las dificultades para que las empresas nacionales puedan competir con empresas extrajeras es su capacidad económica. Siles señala que los proyectos millonarios de gran impacto necesitan el 27 por ciento de garantía del costo del proyecto, lo cual muy pocas firmas nacionales pueden cubrir. Uno de los pedidos del sector es que esta cifra de garantía sea más flexible.  

"Obras de montos mayores a 50 millones de dólares casi en todos los rubros son hechas por empresas internacionales, y las menores como saneamiento básico, sistemas de riego, centros de salud, entre otros, son hechos por empresas nacionales, porque los montops de contrucción son mucho menores y es posible acceder a una adjudicación", explica  Siles. 

El representante de los constructores indicó que el Ejecutivo recalcó que se deben tomar medidas para fortalecer las empresas nacionales. Otra de las opciones señaladas también la facilitación para la asociación que se pueda realizar con empresas internacionales y de esta forma ambas partes encaren estos proyectos.

También que las instancias gubernamentales procuren acortar la magnitud de las grandes obras en fases para que las empresas nacionales tengan mayores oportunidades de acreditarse una licitación.

Comparte
Síguenos en Facebook