Murillo dice que ministro Arce salió ‘escaldado’ de la OEA

El senador de la opositora Unidad Demócrata (UD) Arturo Murillo afirmó este lunes que el ministro de Justicia Héctor Arce,  salió "escaldado" de la OEA por la respuesta de Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro y anunció que en las próximas horas mandará un tarrito de Hipoglós para curar las heridas.


P U B L I C I D A D 
 
A su retorno de Washington, Murillo dijo que a Koncke le ofrecieron disculpas a nombre del pueblo boliviano por los "desatinos" cometidos por el ministro Arce, quien cuando intervino ante el pleno del Consejo Permanente, justificó la reelección de Evo Morales al ser primer presidente indígena de América.

Koncke le recordó al ministro y a la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, que la democracia se construye en base a la voluntad del pueblo y el pueblo boliviano se expresó en un referendo popular, donde el resultado fue claro y es por todos conocido, además que la propuesta del MAS ante el Tribunal Constitucional es una forma de violentar la voluntad popular.

A su retorno de Estados Unidos, Arce denunció injerencia de EEUU en la política interna boliviana, al haber invitado a los opositores Arturo Murillo y Óscar Ortiz un conversatorio organizado por el Departamento de Estado. Además convocó al Encargado de Negocios en La Paz, Peter Brennan, para transmitirle su “profunda” molestia por ese evento en Washington.

Sin embargo Murillo sostuvo que la misma invitación llegó a la embajada de Bolivia en Washington. "Si el embajador Diego Pary mandó la invitación como gran espía, creo que se ha aplazado. Si la invitación es pública, no hay nada que ocultar".

El opositor cree que el ministro Arce "ha quedado escaldado, absolutamente escaldado después de lo que ha dicho  Koncke, es una pena. Yo le voy a mandar un tarrito de Hipoglós porque, claro, después de lo que le ha pasado, cualquier cosa puede decir".

Reiteró su pedido al ministro Arce para que lea la Constitución Política del Estado y las atribuciones de fiscalización que tienen un asambleísta, que hacen innecesario pedir permiso al Ejecutivo para reunirse con quien vea conveniente, a diferencia del embajador Pary que es un dependiente del Ejecutivo.

Comparte
Síguenos en Facebook