Robadas las reliquias de Juan Pablo II en un santuario italiano

Los carabineros esperan dar pronto con el paradero del relicario, que contiene una ampolla con sangre de San Juan Pablo II, robado en el sanitario de Montecastello, en Tignale, un pueblo de 1250 habitantes en la provincia de Brescia, junto al lago de Garda, en Lombardía. 


Dos ladrones, fingiéndose turistas, habrían entrado en el santuario, escondiéndose hasta que fue cerrado el templo. El arma de Carabineros, encargada de la investigación, ha encontrado huellas dactilares de los presuntos ladrones en la sacristía. El robo se produjo hace una semana, pero solo el pasado domingo el párroco, Giuseppe Mattanza, lo hizo saber en la homilía a sus feligreses. Los ladrones se llevaron, además del relicario de Karol Wojtyla, que se encontraba en el altar mayor de la iglesia, las reliquias -fragmentos de huesos- del beato Jerzy Popielusko, el sacerdote polaco asesinado en Polonia en 1984 por los servicios secretos, lo que conmocionó al país . Las reliquias habían sido donadas al santuario en el 2014, con ocasión de una peregrinación parroquial, por el cardenal Stanislao Dziwisz, arzobispo de Cracovia e histórico secretario personal del Pontífice polaco.

Una vigilante del Santuario de Montecastello ha manifestado que la puerta de la iglesia se cerró a las 6,30 de la tarde, y al día siguiente la encontraron entreabierta, «lo que nos dio idea de inmediato que alguien se había introducido escondiéndose».

Conmoción en Polonia

El robo ha causado conmoción en Polonia, donde San Juan Pablo II está considerado, además de santo, un héroe nacional, mientras es también adorado el beato Popielusko, un sacerdote con gran carisma, acérrimo anticomunista que estuvo ligado al sindicato Solidaridad. También en Italia ha causado inquietud, especialmente en la zona, porque son muchos los fieles del Santuario Virgen de Montecastello, en una iglesia románico-gótica, con frescos de finales del siglo XV.

Este episodio trae inevitablemente a la memoria un hecho análogo ocurrido el pasado 2 de junio, en la basílica salesiana de Don Bosco, en el municipio de Castelnuovo, donde fue robado el relicario que contenía el cerebro de San Juan Bosco. Quince días después la reliquia fue recuperada, después de detener a una persona con antecedentes penales, quien habría realizado el robo convencido de que podía haber obtenido dinero con la reventa del relicario. Por este motivo, el párroco Giuseppe Mattanza ha colocado este anuncio a la entrada de la Iglesia, con un llamamiento a los ladrones para que restituyan de inmediato los relicarios: «Las reliquias están catalogadas y no podrán acabar nunca en el mercado; devolvedlas, aunque sea de forma anónima».

Comparte
Síguenos en Facebook