Cómo el clima laboral incide en la eficiencia

Es significativo hacer amistad con los compañeros de trabajo, ya que las relaciones son importantes para tener una jornada laboral que se caracterice por la motivación y productividad.
La responsable de Recursos Humanos, Mónica Messa, explica que un clima laboral inadecuado se genera por el mal manejo de conflictos, problemas de comunicación, la existencia de liderazgos autoritarios y coercitivos, las tareas se vuelven rutinarias y poco atractivas, impactando negativamente en el desempeño. Si estos aspectos no son tomados en cuenta en una organización, pueden surgir discusiones, que a la larga, serán perjudiciales para la empresa.
Los trabajadores pasan muchas horas al día conviviendo entre ellos, gran parte de su tiempo se invierte en sus puestos de trabajo, donde priman diferentes estados de ánimo y sentimientos.
La psicóloga organizacional, Jazmín Guzmán, manifiesta que el “miramiento y el chisme” son dos aspectos nocivos identificados en las empresas cochabambinas.
“El dañar la imagen de una persona, los rumores (…), no se dan cuenta que todo esto no sólo perjudica al trabajador, sino a toda la organización, todos salen afectados”,  enfatiza.
Gran parte de los conflictos entre los empleados que no se solucionan repercuten también en las empresas, por ejemplo, la alta rotación de personal, ausentismo frecuente, escaso nivel de motivación, baja productividad e impuntualidad, lo que genera el incumplimiento de metas y objetivos.
Se puede vivir un mal clima laboral cuando los compañeros observan a otro sus movimientos, critican sus ideas, hacen muecas o incluso cuando la misma empresa no facilita el material necesario para cumplir con las tareas asignadas o ni siquiera se cuenta con una taza de té. Por lo tanto, un clima laboral inadecuado puede generar desgasto emocional y físico, “anímicamente puede ser que lo sobrelleve, sin embargo, a causa de esta lucha constante vienen las enfermedades físicas, el estrés laboral, la salud mental decaída”, explica Guzmán.
El trabajador está desmotivado, desesperado de salir de ese ambiente y cumplirá sólo sus funciones, porque se dará cuenta que el trabajo en equipo no existe.
Por su parte, la psicóloga organizacional, Cecilia Pérez, menciona que se presentan sentimientos y emociones negativas, frustración, agotamiento, fatiga, estrés, desmotivación y, por ende, afecta el nivel de su productividad.
Un trabajador puede sufrir “mobbing” o acoso laboral ya sea por parte de su jefe o compañeros. Al inicio puede ser “en buena onda”, pero después de que los chistes se vuelven repetitivos y ya generan malestar en el afectado, es necesario que conversar con los “acosadores” y expresar lo que siente. Sin embargo, si la situación ya es más grave, es necesario recurrir al departamento de Recursos Humanos de la empresa para solicitar colaboración y los responsables de esta repartición puedan comunicarse directamente con las personas involucradas.
Por otra parte, las empresas también deben mostrar interés para permitir que el ámbito de trabajo sea agradable y estimulante para todos. “No necesita realizar grandes cosas, con que el jefe diga ‘has hecho un buen trabajo’ en frente de todos, va a lograr que ese trabajador se sienta alegre y más comprometido con la empresa”, concluye Guzmán. 
CONSEJOS
Respetar a los compañeros. La tolerancia, paciencia, el saludar y despedirse son valores que no deben faltar.
Tiempo para escuchar. Los empleados mejoran su desempeño si tienen espacios para proponer ideas y nuevas propuestas, se sienten más motivados para continuar con sus funciones.
Tratar adecuadamente los conflictos. Es importante mantener la calma, el orden y el entusiasmo.
Compartir información y brindar ayuda. Fomentar el trabajo en equipo mejora el desempeño, disminuye el estrés y permite el aprendizaje continuo.
La actitud positiva también es contagiosa. ¿Qué tal tu día?, ¿estás bien?, son preguntas que pueden alegrar el día de los compañeros, también se debe agradecer por los gestos y actitudes positivas.

Comparte
Síguenos en Facebook