Conoce las plantas que ayudan a aumentar la libido

La sexualidad y el placer femeninos siempre han supuesto un tabú social, así como las empresas farmacéuticas y los laboratorios se han volcado mucho más por encontrar productos que solventasen los problemas de disfunción eréctil de los hombres. No obstante, cada día aumenta tanto el léxico como la manera de identificar y tratar losproblemas que sufren miles de mujeres en relación al deseo, la excitación y el orgasmo, factores fundamentales para tener una vida sexual saludable.

“La sexualidad ha pasado a formar parte de la salud de las personas, aún así falta mucha investigación y más en el caso de la femenina”, sentencia Francisca Molero, directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona.

La experta asegura que es muy importante romper este tipo de prejuicios y estereotipos hasta ahora establecidos, muchos de ellos fruto del desconocimiento, que permitan a las mujeres acabar con la vergüenza a la hora de pedir ayuda a profesionales si padecen este tipo de problemas.

“Hasta hace poco se calificaba como disfunción sexual femenina, pero ahora solemos referirnos al trastorno de la excitación femenina, pues es un término muy amplio que puede afectar tanto al deseo y la excitación como al orgasmo”, explica la experta. También insiste en que hay que saber diferenciar entre una falta de deseo y una vulvodinia - trastorno que provoca dolor en las relaciones, ya que son problemas distinto.

 “Las mujeres no deben tener miedo ni vergüenza a pedir ayuda, pero también corresponde a los profesionales la obligación de ‘dejar la puerta abierta’ y preguntar con naturalidad ‘¿tiene algún problema cuando tiene relaciones sexuales?’”, asegura Molero.

Aunque este tipo de dificultades son más comunes en mujeres maduras, que a raíz de la menopausia experimentan desajustes hormonales, también pueden padecerlas chicas de todas las edades por otros motivos como la lactancia, el post parto, el uso de anticonceptivos…

Damiana
La prevalencia de la disfunción sexual femenina se estima entre un 25% a un 63%, siendo casi un 86% en las mujeres posmenopáusicas, lo cual perjudica su calidad de vida. El problema es que muchos tratamientos se basan en soluciones químicas y muchas personas buscan terapias más naturales. Existen productos como Libicare que, a través de la fitoterapia, tratan de promover el deseo sexual femenino con extractos de plantas naturales como:

- Trigonella. Mejora el deseo y la excitación, con incremento en la concentración de testosterona libre.
- Damiana. Se ha usado como afrodisíaco, pues posee un efecto inhibitorio de la aromatasa que puede producir un aumento de la testosterona.
- Tribulus: También ayuda a aumentar el interés sexual y la excitación.
- Fitosomas de Ginkgo biloba. Facilita el flujo sanguíneo y aportan un efecto relajante sobre el músculo liso, procesos importantes para la respuesta sexual en las mujeres.

La clave de estas plantas es que ayudan a estimular la producción de testosterona, hormona que siempre se asocia al hombre, pero que también es muy importante para las féminas. Según el Dr. Santiago Palacios, el papel de la testosterona en las mujer ha estado equivocado a lo largo de la historia, pues es fundamental para el deseo sexual, mientras que el estrógeno ayuda a mejorar el flujo sanguíneo y por tanto, la excitación.

Palacios considera que no podemos seguir escudándonos en afirmaciones arcaicas y machistas como el tópico que tilda la sexualidad de la mujer de ‘extremadamente compleja’ para así, justificar la falta de investigación o de conocimiento sobre ella o sobre los problemas de falta de libido.

Por su parte, Molero asegura que, si ya la OMS habló en el 75 de‘sexualidad’ como algo parte de una vida sana, tenemos que darle importancia y no obviar estas cuestiones. “Si te preocupa tus niveles de colesterol o tu peso, por qué no tu salud sexual”, sentencia la experta.

lavanguardia.com/ Alejandra Sánchez Mateos

Comparte
Síguenos en Facebook