Develan constante violación a los derechos humanos en Venezuela

La 27 edición del Informe Mundial de Human Right Watch señala que la acumulación de poder en el Ejecutivo venezolano y el deterioro de las garantías de derechos humanos han permitido que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro intimide y persiga a críticos, medios de comunicación y actué penalmente contra ellos.
Según el informe, la escasez de medicamentos, insumos médicos y alimentos se ha intensificado desde 2014, y las pobres respuestas gubernamentales a la crisis han vulnerado los derechos de los venezolanos a la salud y la alimentación.
De igual manera, se ha detenido en forma arbitraria a manifestantes, que han sufrido abusos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad. Las redadas policiales y militares llevadas a cabo en comunidades populares han dado origen a denuncias generalizadas de abusos.
“Otras preocupaciones que persisten son las condiciones deficitarias en las prisiones, la impunidad de violaciones de derechos humanos y el hostigamiento continuo contra defensores de derechos humanos y medios de comunicación independientes por parte de funcionarios gubernamentales”, sostiene Human Right Watch.
Debido a la escasez de medicamentos e insumos médicos, para los venezolanos es sumamente difícil obtener atención de salud esencial. En agosto de 2016, una red de médicos residentes que trabajan en hospitales públicos en todo el país informó que había grave escasez de medicamentos básicos en el 76 por ciento de los hospitales relevados, un aumento respecto del 55 por ciento en 2014 y del 67 por ciento en 2015.
Las estadísticas oficiales indican que los índices de mortalidad infantil y materna en 2016 fueron considerablemente superiores a los de años anteriores. La tasa de mortalidad infantil correspondiente a los cinco primeros meses de 2016 fue de 18,61 muertes cada 1.000 nacimientos, es decir, un 45 por ciento mayor que la de 2013. La tasa de mortalidad materna en los primeros cinco meses de 2016 fue de 130,70 muertes cada 100.000 nacimientos, un 79 por ciento más elevada que la informada para 2009, el año más reciente sobre el cual hay datos disponibles. La escasez severa de alimentos es un obstáculo para que muchas personas tengan una nutrición adecuada. A través de una encuesta llevada a cabo en 2015 por organizaciones de la sociedad civil y dos universidades venezolanas, se determinó que el 87 por ciento de los entrevistados en el país —que, en su mayoría, pertenecían a hogares de bajos ingresos— tenían dificultades para comprar alimentos. El 12 por ciento hacía dos comidas por día o menos.
El Gobierno ha restado importancia a la gravedad de la crisis. Sus propias acciones para reducir la escasez no han tenido resultados satisfactorios, y ha realizado gestiones muy limitadas para conseguir la ayuda humanitaria internacional.
Constituyente
El Gobierno celebró en agosto pasado comicios para elegir a los representantes populares para conformar la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) con la finalidad de trabajar en sus lineamientos para promover el diálogo entre el Gobierno y la oposición.
La presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez, fue enfática al afirmar que a dos meses de su instalación, esta instancia sostiene discusiones sobre 10 proyectos de ley.

121 personas murieron desde el 1 de abril, cuando comenzaron las protestas contra el Gobierno del Presidente venezolano.

CONTROL SOBRE EL TRIBUNAL SUPREMO
Desde que la oposición asumió la mayoría en la Asamblea Nacional en enero de 2016, el Tribunal Supremo, en respuesta al pedido del presidente Maduro de que examinara la constitucionalidad de las leyes, ha invalidado casi todas las leyes que se aprobaron.
En octubre de 2016, quitó al Congreso la potestad de adoptar el presupuesto, y permitió que sea el Presidente quien disponga el presupuesto de 2017 mediante un decreto que deberá ser aprobado por el Tribunal Supremo.
En septiembre pasado, la fiscal general Luisa Ortega tuvo que huir del país, acorralada por las presiones gubernamentales.


APROBARON “LEY CONTRA EL ODIO”
Una de las leyes constitucionales que fue aprobada el miércoles pasado es la Ley contra el Odio, la Intolerancia, el Fascismo y por la Convivencia Pacífica, que ha sido debatida en todos los sectores de la sociedad.
“La Constituyente estará aprobando tan importante Ley que colocará a Venezuela a la vanguardia en cuanto a la regulación y control de esta materia”, aseguró Rofríguez de Facebook.
También está la discusión para la constitucionalización de los Cuadrantes de Paz, proyecto dirigido para consolidar la seguridad ciudadana desde una dimensión humanista, dijo Rodríguez.

BUSCAN “REESTRUCTURAR” ABULTADA DEUDA EXTERNA
El anuncio de reestructuración de deuda del presidente Maduro, que no dio detalles y presenta aún múltiples incógnitas, confirmó los temores que muchos analistas venían presagiando: las dificultades de Venezuela para cumplir sus compromisos de deuda.
Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Venezuela ha duplicado su deuda en bonos en los últimos 10 años, tanto a través del Estado como de la petrolera Pdvsa. La deuda de Venezuela supera los 130.000 millones de dólares.
De acuerdo a esas cifras, es el segundo país de América Latina con más deuda, sólo por detrás de México, que tiene una economía más grande.
La capacidad de pago del país está vinculada a la de generación de divisas procedente de las ventas del petróleo, casi única fuente de ingresos. La caída de los precios del crudo ha dificultado unos pagos que el Gobierno cumplió siempre.
Un país exportador como Venezuela enfrentaría problemas aún más graves que otras naciones en caso de que se confirme una cesación de pagos o “default”.
La caída de ingresos y el pago de deuda provocaron que las grandes perjudicadas fueran las importaciones en un país que casi sólo produce petróleo y trae del extranjero lo demás.

OPINIÓN
El populismo limita el derecho de la sociedad
Los derechos humanos existen para proteger a las personas de los abusos y el desamparo de los Gobiernos. Los derechos limitan lo que un Estado puede hacer e imponen obligaciones con respecto a cómo debe actuar. No obstante, en la actualidad, una nueva generación de populistas está malogrando estas garantías. Pretendiendo hablar en nombre del “pueblo”, consideran a los derechos un impedimento para lo que ellos entienden como la voluntad de la mayoría, un obstáculo superfluo que se interpone a la defensa de la nación frente a las amenazas y los males que supuestamente se ciernen sobre ella. En lugar de aceptar que los derechos protegen a todas las personas, los populistas privilegian los intereses declarados de la mayoría.

Datos: Agencias

Fuente: Los Tiempos
Comparte
Síguenos en Facebook