¿Dónde está el resto de la Familia Manson?

Muerto Charles Manson, quedan los asesinos. El hippie alucinado que murió el pasado domingo en prisión a los 83 años en realidad no mató con sus manos a las siete víctimas del verano que aterrorizó a Los Ángeles en 1969. Los ejecutores fueron unos niños californianos que, en apenas un par de años, Manson fue sumando a su alrededor mientras tocaba la guitarra y hablaba del fin del mundo. Durante el juicio, se les conoció como La Familia Manson. Los autores materiales y el propio Manson fueron condenados por homicidio en primer grado y sentenciados a muerte. Las sentencias fueron conmutadas por cadena perpetua después de que el Tribunal Supremo de California prohibiera la pena de muerte. Hoy son algunos de los presos con más años entre rejas en la historia de California. Esta era su situación en la semana en que murió Charles Manson.

Charles Tex Watson, en una vista de libertad condicional en 2011.
Charles Tex Watson, en una vista de libertad condicional en 2011.  AP
Charles ‘Tex’ Watson

En la noche del 8 de agosto de 1969, Charles Tex Watson se presentó en la mansión del número 10050 de Cielo Drive, en Beverly Hills, junto con Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel. Al entrar en la casa dijo: “Soy el diablo y he venido a ejecutar la obra del diablo”. Mató a tiros a Steven Parent y Jay Sebring. Además, acuchilló a Voytek Frykowski, Abigail Folger y Sharon Tate. Esta última, actriz, era la esposa del director Roman Polanski y estaba embarazada de ocho meses. Al día siguiente, acuchilló a Leno Labianca, un empresario de tiendas de alimentación, en su casa del barrio de Los Feliz junto a su esposa, Rosemary.

Watson era el brazo ejecutor de Charles Manson. Fue el líder en los dos asesinatos múltiples. Watson se fue a Texas tras los crímenes y fue detenido allí después de que la policía de California notificara que había encontrado sus huellas en la puerta de la casa de Sharon Tate. El proceso de extradición impidió que fuera juzgado junto con el resto.

Watson tiene 71 años y se encuentra en la prisión de Mule Creek en Ion, California, cerca de Sacramento. En la cárcel renegó de Manson, se ordenó ministro religioso, se casó y tiene cuatro hijos. Hay una página web con sus sermones. Lleva 46 años en prisión. La junta de libertad condicional le ha denegado salir de la cárcel 17 veces, la última el pasado 27 de octubre. Volverá a tener otra oportunidad dentro de cinco años.

Susan Atkins, en septiembre de 2009, cuando murió de cáncer de cerebro.
Susan Atkins, en septiembre de 2009, cuando murió de cáncer de cerebro.  AP
Susan Atkins

Susan Atkins tenía 19 años cuando conoció a Manson en el apogeo hippy de Haight-Ashbury en San Francisco. Su fe en Manson era total, hasta el punto de que se hacía llamar por el nombre que él le puso: Sadie Glutz. No se separó de él hasta que ambos fueron juzgados por los siete asesinatos. Los crímenes de Tate-Labianca llevaban tres meses sin resolver, con todos los famosos de Los Ángeles en estado de nervios, cuando los miembros de La Familia fueron detenidos en conexión con un caso de robos de coches. En prisión, Atkins les contó a sus compañeras de celda que ella había participado en esos asesinatos. Fue esta confesión la que resolvió el caso.

Durante el juicio, Atkins se convirtió en una especie del símbolo de todo lo malo que le podía pasar a una chica metida en el mundo de los hippies y las drogas. Sus sonrisas y su cara de alucinada, y el detalle con el que confesó haber acuchillado a Sharon Tate y a Voytek Frykowski. También relató que Watson le dijo que dejara algún tipo de señal en la casa que “asombrara al mundo”. Así que usó la sangre de Tate para pintar la palabra “PIG” (cerdo) en la puerta. Tras la sentencia, dijo al tribunal: “Será mejor que cerréis vuestras puertas con llave y que vigiléis a vuestros hijos”. Atkins tenía un niño de tres años cuando fue condenada.

En prisión, sin embargo, abrazó la religión y renunció a Manson. Pasó el resto de su vida en una prisión para mujeres en Chino, California. Se casó dos veces. Su buen comportamiento en la cárcel fue reconocido por los funcionarios, pero se le denegó la libertad condicional un total de 13 veces. En 2008, tras serle diagnosticado cáncer en el cerebro, pidió salir por razones humanitarias. El 2 de septiembre de 2009, la junta de evaluación le denegó la libertad condicional por última vez. El 24 de ese mes, falleció en prisión a la edad de 61 años. Era hasta ese momento la mujer que más tiempo había pasado entre rejas en la historia de California.

Leslie Van Houten, en la audiencia para la libertad condicional el pasado 6 de septiembre.
Leslie Van Houten, en la audiencia para la libertad condicional el pasado 6 de septiembre. AP
Leslie Van Houten

Leslie Van Houten era la más joven del grupo, 19 años, cuando participó en los crímenes de la Familia Manson. Van Houten era una niña bien de Altadena, California. Conoció a Manson a través de un novio y acabó viviendo con el grupo de hippies fascinados con el profeta. No participó en los asesinatos de la mansión de Polanski el 8 de agosto de 1969, pero al día siguiente, Manson y Watson la reclutaron para una cacería en coche por los barrios ricos de Los Ángeles que terminaría en la casa de los Labianca. Van Houten fue condenada por sujetar a Rosemary Labianca mientras era acuchillada. “Tex me dio el cuchillo y me dijo: ‘Haz algo’, porque Manson le había dicho que se asegurara de que todos nos manchábamos las manos”, recordaba en una entrevista con ABC en 1999. Acuchilló a la señora Labianca en la espalda 16 veces.

Van Houten se ha arrepentido públicamente de aquel crimen en numerosas ocasiones. Sus abogados han argumentado que era muy joven, que su arrepentimiento es total y que su conducta en prisión ha sido impecable. Van Houten tiene ahora 68 años y cumple cadena permetua en la cárcel para mujeres de Chino, California. La libertad condicional le ha sido denegada 21 veces. En 2016, la junta de evaluación recomendó su salida de prisión, pero el gobernador de California, Jerry Brown, vetó la medida por considerar que sigue siendo un peligro para la sociedad. La hermana de Sharon Tate, Debra Tate, ha expresado su oposición a que cualquiera de los relacionados con aquellos crímenes salga de prisión.

El pasado 6 de septiembre, la junta de evaluación volvió a recomendar su puesta en libertad condicional. La medida está pendiente, de nuevo, de ser aprobada por el gobernador Brown, que tiene 120 días para pronunciarse en contra si no está de acuerdo.

Patricia Krenwinkle, en enero de 2011.
Patricia Krenwinkle, en enero de 2011.  AP
Patricia Krenwinkel

Patricia Krenwinkel era una chica de clase media de Los Ángeles de 20 años que trabajaba como secretaria cuando conoció a Charles Manson en 1967. Se convirtió en una de sus novias y se fue con él a San Francisco, donde Manson intentó ser músico antes de volver a Los Ángeles. Después de dos años metida en el mundo de La Familia, participó en las dos noches de terror de agosto de 1969. Fue condenada por siete asesinatos en primer grado. Confesó haber perseguido a Abigail Folger por la mansión de Cielo Drive hasta acuchillarla 28 veces. Al día siguiente, además de participar en la matanza de los Labianca, fue la persona que escribió “muerte a los cerdos” y “Helter Skelter” en la puerta de la nevera, con la sangre del matrimonio.

Fue detenida en Mobile, Alabama, a donde había huido según ella para escapar de Manson. La extradición llegó a tiempo para que fuera juzgada junto a él. En prisión, ha sido una reclusa modelo durante más de cuatro décadas, igual que Van Houten y Atkins, ha renegado de Manson y ha mostrado arrepentimiento por sus acciones. En una entrevista publicada por The New York Times en 2014, dice: “Cuando pienso en mí lo que más me viene a la cabeza es lo cobarde que he sido, hasta dónde me he dejado ir”.

Patricia Krenwinkel tiene 69 años y lleva 46 en prisión. Tras la muerte de Susan Atkins, ella tiene el récord de años entre rejas de una mujer en California. Se encuentra en la prisión para mujeres de Corona, California. Le ha sido denegada la libertad condicional 14 veces.

Lynette Fromme, durante el juicio de sus amigos en 1970.
Lynette Fromme, durante el juicio de sus amigos en 1970. AP
Lynette Fromme

Lynette Fromme era una niña de clase media de Santa Monica, California, cuando conoció a Charles Manson y se unió al grupo en 1967, a la edad de 19 años. Fromme no participó en los asesinatos Tate-Labianca. Durante el juicio, defendía a Manson a las puertas del tribunal. Cuando el líder se grabó una X en la frente, y las tres mujeres juzgadas junto a él también lo hicieron, Fromme se sumó desde el exterior.

No se volvió a saber nada de ella hasta que, en 1975, intentó asesinar al presidente Gerald Ford durante un acto público en Sacramento, California. La pistola no funcionó. Fromme fue condenada a cadena perpetua. Siguió en contacto con Manson por carta desde prisión y nunca llegó a renunciar públicamente al culto de Manson. Escapo de prisión brevemente en 1987. En 2009, después de 34 años en la cárcel, obtuvo la libertad condicional. Se cree que vive en el Estado de Nueva York.

Linda Kasabian, el principal testigo contra la Familia Manson, llega al juicio acompañada del fiscal, en febrero de 1971.
Linda Kasabian, el principal testigo contra la Familia Manson, llega al juicio acompañada del fiscal, en febrero de 1971.  AP
Linda Kasabian

Linda Kasabian fue la persona que condujo el coche y se quedó vigilando durante los crímenes Tate-Labianca de 1969. Tenía 20 años y se había unido al grupo poco antes. Según su testimonio, se quedó horrorizada cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando. Se fue de Los Ángeles después de los asesinatos y se entregó a la policía en New Hampshire cuando supo que la buscaban. Durante el juicio, llegó a un pacto con la Fiscalía para colaborar a cambio de inmunidad. Su testimonio fue clave para lograr la condena de toda la Familia Manson. Kasabian tiene ahora 68 años. En todo este tiempo, ha contado su versión de los hechos en apenas un par de ocasiones.


Comparte
Síguenos en Facebook