Economía registra cambios en liderazgo productivo

En las recientes décadas, el grueso de la industria manufacturera nacional cambió de residencia en Bolivia. De La Paz se trasladó a Santa Cruz. Así lo señaló el economista José Peres Cajías, en el foro “Industrialización, Innovación y un Modelo Social Sostenible”, organizado esta semana por la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Cadinpaz).

Si bien, La Paz estuvo a la vanguardia de la industrialización del país en los años 60, por el impulso del Plan Bohan, es a partir de 1988 que se presentan cambios en el liderazgo industrial departamental. En ese escenario, los departamentos de La Paz y Cochabamba comienzan a relegarse y toma el timón el oriente de la mano de la agroindustria.

Oruro con su perfil minero no modificó sus actividades y más bien tendió a decrecer de acuerdo los datos estadísticos que presentó el expositor.

ESCENARIO NACIONAL

La industria manufacturera representa entre 14 a 16% respecto del Producto Interno Bruto (PIB). En opinión del ex presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Mario Yaffar, el sector se encuentra estancado desde hace tres décadas. El ex ministro de Economía, Luis Arce, dijo en el programa televisivo, La verdad nos hace Libres que dirige Alberto Salcedo, que la Industria aporta 18% al producto económico, mientras que Hidrocarburos contribuye con 7% y Minería con 5%.

INDUSTRIALIZACIÓN

Para el expositor, Bolivia llegó tarde a la industrialización, debido a que empezó en los años 1920, mientras que otros países de la región iniciaron este proceso a finales del siglo XIX. Manifestó que la participación de la industria en la economía no se ha modificado desde 1940, y su aporte es de 16%.

Como dato señaló que La Paz era el único departamento con industria, pero a medida que pasó el tiempo Santa Cruz acogió a las empresas, pasando a primer plano. El aporte cruceño a la economía bordea 30%, mientras que La Paz detenta 25% y Cochabamba, 16%.

En las últimas décadas los frecuentes conflictos sociales terminaron por afectar la competitividad de las industrias, y una muestra clara fue lo que sucedió en 2003, con la “Guerra del Gas”, en cuyo periodo varias empresas fueron saqueadas y amedrentadas, y resultado de esto fue la obligada migración hacia el oriente.

VISIÓN COMPARTIDA

En su ponencia Peres confirmó que la industria está estancada, y que en los últimos 11 años la situación no se ha modificado. Dijo que la actual administración no ha generado confianza y menos seguridad jurídica para la instalación de nuevos emprendimientos en la ciudad.

Tal es el caso que la composición industrial se modificó, mientras que en 1993 el peso de los alimentos, y productos de refinación de petróleo pasaban el 50% del PIB, en 2016, los alimentos se rezagaron, al igual que otros sectores como bebidas y tabaco.

INDUSTRIALES PRESENTARÁN PLAN

El presidente de la Cámara Departamental de Industrias (Cadinpaz), Ibo Blazivecic, al momento de inaugurar el evento, señaló que el sector formulará una propuesta al nuevo gobierno que se instale en 2020, ya que las elecciones generales se llevarán a cabo un año antes.

El representante de los industriales sostuvo que a pesar de que Bolivia vivió una década de bonanza –debido a los precios de las materias primas– las autoridades de turno no generaron los espacios para generar empleos de calidad y hoy que empiezan a caer los valores de los productos básicos, (commodities), persiste la preocupación en el sector empresarial.

Blazivecic insistió que el futuro Gobierno debe tomar muy en cuenta incentivos para la industrialización del país, en especial en el departamento de La Paz.

El directivo empresarial reconoció que hay dificultades en algunas industrias, que tienen que adquirir materia prima del extranjero, especialmente de bienes intermedios como ocurre en el sector de textiles, y es por ello que consideró imperativo que el nuevo régimen que se instale en Palacio Quemado debe elaborar políticas para transformar la materia prima, en territorio nacional.

Comparte
Síguenos en Facebook