El patrimonio del padre de Pari creció Bs 3,5 millones en 6 años

En seis años, el patrimonio de Secundino Pari Choque -padre del principal acusado por el desfalco al Banco Unión- aumentó de 1,1 millones de bolivianos (167 mil dólares) a 4,6 millones de la moneda nacional (673 mil dólares), según la ampliación de resolución de imputación formal a la  que tuvo acceso Página Siete.

Al 1 de diciembre de 2011, el padre de Juan Franz Pari Mamani presentó una declaración de bienes y rentas que incluían 7.000 bolivianos en una cuenta de caja de ahorro, una vagoneta Mazda valuada en 17.000 dólares y una casa ubicada en la zona Alto Chijini de 150 mil dólares.

Además, por entonces tenía una deuda por pagar al banco de 7.700 dólares, ya que había solicitado un crédito para la "construcción de  inmueble”, a 15 años plazo. 

Ya en su declaración jurada de bienes y rentas al 31 de marzo de la presente gestión, Secundino Pari Choque aparece registrado como dueño de cuatro casas, un vehículo, título de valor y una línea telefónica, entre otros.

En el caso de los inmuebles, declara una propiedad rural ubicada en Challajahuira (Viacha), dos casas en el municipio de Ixiamas (provincia Iturralde): una que se encuentra en el barrio Gallo de Oro y otra en el barrio Progreso, además de la vivienda ubicada en La Paz, que fue allanada por la Policía y la Fiscalía.

Asimismo, figuraba como propietario de una vagoneta Toyota Land Cruiser modelo 2017, que se presume habría recibido como "regalo”  de su hijo.

En una cuenta de ahorro de dinero en efectivo tenía 150 mil bolivianos, mientras que en un "depósito entidad financiera” guardaba otros 20.000 bolivianos.

Pari Choque también se declaró propietario de una línea telefónica valuada en 10.455 bolivianos y un título de valor por otros 70.000 bolivianos.

El padre del exjefe de operaciones de la agencia de Batallas del Banco Unión trabajaba como director de la Unidad de Transportes y Telecomunicaciones del Gobierno Departamental de La Paz, institución a la que renunció de forma intempestiva, después de dos años de labor.

En su declaración jurada de este año especificó que recibía por concepto de rentas 109.670 bolivianos anuales, lo que significa que percibía un salario mensual de 9.139 bolivianos.

Sin embargo, para haber incrementado su patrimonio en la medida que lo hizo -en sólo seis años- debía haber percibido un sueldo de 48.984 bolivianos.

"Secundino Pari Choque tenía pleno conocimiento sobre las acciones y comportamientos de su hijo, de la misma manera que fue partícipe en hechos ilícitos, al saber que tenía ingresos y adquisiciones desproporcionadas”, se lee en el documento elaborado por la comisión de fiscales que investiga el robo en el Unión.

En la actualidad, Pari Choque guarda detención preventiva en la cárcel de San Pedro, acusado de "receptación” proveniente de delitos de corrupción, enriquecimiento ilícito con afectación al Estado y también asociación delictuosa.

En la misma situación se encuentran su esposa y su hijo menor, además de la exesposa y la novia del principal acusado por haber sustraído del banco estatal 37,6 millones de bolivianos.

 Cajera era maltratada por Juan Pari y se quedó sin abogado 

Soledad Flores Balboa, cajera en la agencia de Batallas y que fue detenida el pasado lunes, recibía constantes maltratos de Juan Pari. Se quedó sin defensa  porque no cuenta con recursos económicos para pagar un abogado. 

"El único patrimonio que tiene es una cuenta de ahorro con 3.000 bolivianos. Ella no recibió dinero alguno ni regalos de Juan Pari. Incluso quería pedir que le quiten la responsabilidad del control dual, porque el señor Pari la maltrataba, la insultaba y mellaba su dignidad en el trato diario”, afirmó el abogado Alejandro Nogales, que la dejó de representar en el caso.

Flores realizaba la atención al público y ejercía la custodia de acceso a bóveda junto con Juan Franz Pari Mamani. 

Se le acusó de haber facilitado las llaves del ambiente donde se guardaba el dinero y haber incumplido el control dual con el exjefe de operaciones del Banco Unión en Batallas.

"La señorita Soledad Flores Balboa era una cajera que ganaba 3.500 bolivianos. La situación económica de su familia es precaria, porque ahora que ella está detenida no hay nadie que mantenga a su madre y su hermana enferma”, precisó.

 Soledad es oriunda de Batallas e ingresó a trabajar al banco estatal como cajera. 

Según Nogales, ella también es una víctima del principal implicado en el desfalco de 37,6 millones de bolivianos al banco público. Ahora  deberá solicitar defensa pública.

Comparte
Síguenos en Facebook