Estados Unidos presenta el plan para desmantelar la neutralidad en la Red

La llamada neutralidad en la Red, que impide discriminar en el uso de Internet, tiene los días contados en Estados Unidos. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas inglesas) anunció este martes su propuesta para acabar con las protecciones del anterior Gobierno de Barack Obama, que garantizan un acceso igualitario a Internet y lo consideran un servicio básico, como el suministro de electricidad o agua. Salvo un enorme contratiempo, la propuesta se aprobará el 14 de diciembre en una reunión de la FCC dado que los representantes republicanos ostentan la mayoría en ese órgano.

La decisión tendrá presumiblemente consecuencias duraderas y alterará la forma cómo entendemos y usamos Internet. Ya no se prohibirá a los proveedores de la Red bloquear o ralentizar la velocidad de conexión en función del precio que pague el cliente o la página web que esté visitando. Es decir, se permite un Internet a dos velocidades. Los defensores de la neutralidad en la Red advierten, por ejemplo, de que una compañía como Verizon podría ralentizar la conexión cuando el usuario utilice Netflix porque ese servicio de reproducción de vídeos compite con Fios, una plataforma similar de la propia Verizon. Una forma de impedirlo sería abonando una comisión extra, lo que para los defensores de la neutralidad en la Red supone una forma de discriminación.

Los detractores de las protecciones actuales alegan que son excesivas y lastran la innovación que encumbró el boom tecnológico en la primera potencia mundial. El presidente de la FCC, Ajit Pai, designado por el Gobierno del republicano Donald Trump, consideró que las directivas de Obama "deprimieron la inversión" y que su propuesta busca "restaurar la libertad en Internet" al levantar las prohibiciones.

"La FCC simplemente requeriría a los proveedores de servicios en Internet que fueran transparentes sobre sus prácticas para que los consumidores puedan comprar el plan de servicios que sea mejor para ellos, y para que los emprendedores y otras pequeñas empresas puedan tener la información técnica necesaria para innovar", explicó Pai en un comunicado.

La disputa simboliza la pugna entre libertad y regulación, muy presente en la historia de Estados Unidos. También revela la evolución del mercado de Internet en que cada vez más los proveedores de servicios son también los creadores de contenidos. Y la decisión supone una medida más de las numerosas adoptadas por el republicano Trump contra el legado del demócrata Obama, como el Acuerdo de París contra el cambio climático o el intento de desmantelar su reforma sanitaria.

Los grandes ganadores del cambio de reglamento son los operadores de Internet, como AT&T, Verizon o Comcast, que acumularán mucho más poder y que llevan años esgrimiendo que las regulaciones afectan su inversión en mejores redes. Los principales perdedores pueden ser los consumidores que corren el riesgo de pagar más por el acceso a Internet. También las pequeñas y medianas empresas que no puedan costearse el precio que garantice que los clientes puedan visitar sus páginas web a una buena velocidad de conexión. Gigantes tecnológicos, como Google, Facebook y Amazon, habían defendido mantener las protecciones de Obama porque esgrimían que los proveedores pueden acabar dictaminando el contenido que llega a los consumidores.

El debate también ha enfrentado a políticos republicanos, que abogaban por levantar las prohibiciones, y a demócratas y organizaciones civiles, que defendían la importancia de un Internet igualitario como lo es el acceso al agua o teléfono. La nueva regulación de la FCC derivará presumiblemente en una batalla en los tribunales, que inicialmente permitieron las regulaciones de la era Obama. Sin embargo, en un intento de garantizar la aplicación de los cambios, los gobiernos locales y regionales no podrán imponer sus propias normativas que blinden la neutralidad en la Red.

Comparte
Síguenos en Facebook