La Paz - Policía agrede a guardias ediles que lo sancionaron por estacionar en lugar prohibido

Un capitán de la Policía agredió a guardias ediles de transporte que lo sancionaron por estacionar su vehículo en la calle Juan de la Riva, lugar prohibido para ese fin, denunció la Alcaldía de La Paz que reprochó el proceder del uniformado policial a quien apuntó de ser reincidente en el ilícito.

El hecho se produjo el martes en la estrecha calle Juan de la Riva, cerca del centro de La Paz y fue filmado por un vecino. Esta vía es de carácter colonial.

El vehículo fue inmovilizado tras la infracción con una grapa y cuando fue abordado por los guardias ediles, el policía empujó a uno de ellos en medio de gritos.

El secretario municipal de Movilidad, Ramiro Burgos, tras criticar esa acción, recordó que tanto la Policía como la Guardia Municipal de Transporte son instituciones que están llamadas a cumplir la normativa para ordenar la ciudad.

“La reacción de este capitán de la Policía fue verdaderamente torpe, violenta, irrespetuosa con la guardia municipal, porque sabiendo él de las atribuciones que tiene el municipio a la cabeza de nuestra guardia y sabiendo que está cometiendo una infracción no puede menos que pagar la sanción y pedir disculpas”, lamentó Burgos, cita una nota institucional edil.

Pero no es un hecho aislado, puesto que el uniformado cometió similar infracción hace días en la calle Corneta Mamani, también de aceras y calzada estrechas, desveló la autoridad municipal.

El miércoles, el capitán también estacionó su motorizado en el garaje de ingreso de la Subalcaldía Periférica y se negó a pagar el servicio edil de estacionamiento tarifado en la calle Pedro Salazar de Sopocachi.

“Ha estado perjudicando el ingreso y salida de los vehículos de la institución y en la tarde de ayer estacionó también de forma muy provocativa su vehículo en medio de los dos espacios que tenemos destinados para el estacionamiento tarifado y no pagó por el uso del espacio público”, indicó Burgos.

El jefe policial tiene hasta el momento dos memorándums de infracción cuyas multas no fueron canceladas aún.

“Estamos hablando de una persona que hace quedar muy mal a la institución de la Policía boliviana con un comportamiento verdaderamente irrespetuoso frente a las normas municipales”, puntualizó.

Comparte
Síguenos en Facebook