Paro médico arranca lágrimas, súplicas y dolor a los pacientes

(ANF).- María de 46 años (nombre convencional) tiene cáncer de cuello uterino y desde hace nueve meses comenzó a sufrir complicaciones en los riñones y debe usar una sonda para eliminar la retención de orina. Hoy, como muchos otros pacientes, no pudo recibir atención médica en el Hospital de Clínicas por la huelga indefinida que cumplen los galenos.

La mujer que llegó en silla de ruedas desde la ciudad de El Alto hasta Miraflores apenas podía hablar. Estaba acompañada de sus hijas y su hermana Beatriz, quienes imploraron ayuda porque la sonda dejó de funcionar desde el pasado martes y pone en riesgo la vida de María que se retuerce de dolor.

Luego de las súplicas fue derivada a la unidad de Emergencias, pero el área estaba colapsada. Los médicos de guardia le pidieron que aguarde su turno. Por el dolor se recostó sobre las sillas de espera y pedía ir al baño, pero le negaron. El personal de ese servicio se justificó afirmando que "es solo para los internados”.

María no pudo aguantar. Sus familiares con lágrimas en los ojos y cubriéndose con una manta, en esa pequeña sala de espera, procedieron a cambiarla de ropa y para evitar más incidentes le colocaron un pañal para adultos.

“Présteme el baño, quiere hacer baño le he dicho y el doctor me ha respondido que es solo para los pacientes internados”, relató afligida la hermana de María, Beatriz, mientras tomaba la mano de su familiar para asegurarse que aún este respirando.


Como María, muchos otros pacientes se ven afectados por la huelga indefinida que protagonizan alrededor de 30 mil médicos del sector público y del seguro social en demanda de la modificación del artículo 200 del Código de Procedimiento Penal, el Decreto Supremo 3385 que determina la creación de la Autoridad de Fiscalización y Control en Salud (Asinsa), que según refieren vulnera la Ley 3131 que regula la labor de los médicos en el país.
“Aparte de soportar nuestros dolores, ahora también hay que aguantar los paros de los doctores”, reclamó Roberto Dueños, paciente del Gastroenterológico, quién contó que desde la semana pasada programó una consulta para tratar una enfermedad digestiva que se  suspendió por las protestas.
“He pedido que me atiendan por emergencia, pero me han dicho que no y que regrese el lunes, pero cómo, si mi dolor me está matando”, dijo el paciente que vino desde Los Yungas en busca de atención médica.
En el caso del Hospital Obrero, el guardia en la entrada advertía a los “visitantes” de que estaba prohibido ingresar a los pisos de ese edificio y que solo se podía pedir atención en los servicios de emergencia.
Los médicos cuando se gradúan juran cuidar la vida de los pacientes ¿dónde está ese juramento? Con estas protestas solo nos hacen daños. Hasta cuándo van a jugar con nuestras vidas, con nuestra enfermedad”, criticó Juan Carlos, otro paciente.
Diálogo
Los médicos que se concentraron en la avenida Saavedra realizaron una “cadena humana” para instalar su protesta en el Hospital Obrero, minutos después el Gobierno los convocó a un diálogo.
El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz, aceptó la invitación, pero advirtió que las protestas no se levantarán sin antes conseguir respuestas positivas a sus exigencias.
“Vamos a ir a escuchar y a dialogar. Va depender de esa reunión si se levantan las medidas a nivel nacional, antes no se lo hará. Hay que ver también qué dirán los colegas de base”, sostuvo.

Mientras, el Ministerio de Trabajo declaró ilegal la medida y anunció descuentos y sanciones por la suspensión de servicios médicos, entre ellos cirugías, que se programan con dos o tres meses de anticipación.
Por su parte, la delegada de la Defensoría del Pueblo, Teresa Subieta, afirmó que se envió un equipo a diferentes hospitales para garantizar que exista la atención debida. No descartó sanciones a los galenos.
“Tenemos un equipo especial en diferentes hospitales y con ellos vamos a evaluar y hacer seguimiento a las atenciones. Lo que no queremos es que se suspendan los servicios”, declaró.
 “Hay negligencia contra la vida”
La representante del Comité de Negligencia Médica de Bolivia, María Espejo, lamentó el paro del sector médico y anunció que alistan controles sociales en los nosocomios para verificar que los galenos cumplan con su labor en beneficio de la población.
“Vamos hacer controles a los hospitales (…). Con el paro se está cometiendo negligencia médica con la vida de los pacientes porque se suspenden las atenciones y las cirugías”, dijo a ANF.
La dirigente estimó que en el último paro de 48 horas de los médicos se suspendieron más de 20 cirugías e incluso detalló que por estos conflictos los enfermos mueren sin recibir la atención adecuada.
“Ellos se quejan de que no hay infraestructura, que los quieren penalizar, pero quién nos defiende a nosotros como pacientes y víctimas de su negligencia. Quisiéramos hacerles procesos, pero no tenemos plata, mientras que cuando se sigue un juicio a un médico vienen con su consorcio de abogados”, indicó.
La situación fue similar en diferentes hospitales del territorio nacional, donde los enfermos se quejaban por la falta de atención y pedían al Gobierno que intervenga para dar solución al conflicto.

Comparte
Síguenos en Facebook