Policías deberán “saludar ” a militares

A partir de ahora, los policías deberán extender el "saludo” oficial a los miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA). De no hacerlo, tendrán sanciones disciplinarias como detalló el memorando  58/2017 que firmó el lunes el comandante general de la institución, Abel de la Barra.

"Por disposición de este Despacho, su Autoridad deberá instruir a todos los servidores Públicos Policiales a su cargo extender y retribuir con el SALUDO POLICIAL, a los miembros de las Fuerzas Armadas de acuerdo a la jerarquía que ostente con la finalidad de expresar disciplina, cortesía, espíritu de camaradería y respeto mutuo que debe existir entre instituciones uniformadas del Estado Plurinacional de Bolivia”, detalla el memorando dirigido a las direcciones generales, nacionales y a los comandos departamentales de la Policía del país.

La nota, además, establece que la falta será sancionada. "El incumplimiento a la presente disposición dará lugar a la aplicación de la Ley 101 del Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana y normativa legal vigente”.

La disposición causó polémica a poco de ser conocida por los uniformados porque unos se manifestaron en contra  otros a favor. Un oficial, que prefirió mantener su nombre en reserva, brindó su apoyo a la determinación del comandante de la Policía.

"Todas las instituciones armadas tienen un objetivo común: la defensa y el desarrollo del país y se merecen entre sí gestos de camaradería y cordialidad. El hecho de saludar no le quita a nadie nada, ni una competencia y no significa intromisión”.

Respecto a las sanciones, afirmó que "se pretende sancionar el incumplimiento a una orden superior; y el incurrir en esta falta tiene posibilidad de sanción”.

 Un segundo oficial, manifestó su rechazo. "No estoy de acuerdo. Tengo años de servicio en la Policía, estoy constantemente en la calle. ¿Qué   hacen los militares? Ganan mayor salario que nosotros que patrullamos y nos desvelamos”, afirmó.

Además, lanzó sus serias dudas sobre el  sistema de control y sanción que habrá por la omisión del instructivo. "El incumplimiento a órdenes merece arresto de uno a cuatro días dependiendo de la falta.  Ahora, ¿el jefe militar se quejará de que no lo saludamos? Además, debe instalarse un proceso”, cuestionó.

Fuente: Página Siete
Comparte
Síguenos en Facebook