Pozo Boyuy suplirá parte del gas de San Alberto

Una vez confirmadas, las reservas de Boyuy servirán para reemplazar parte de la declinante producción de gas del megacampo San Alberto, cuya oferta abastece el mercado brasileño y ya dejó infraestructura de procesamiento “ociosa”.
El primer pozo descubridor en el área Boyuy, a cargo de Repsol, se comenzó a perforar en julio de este año como parte del nuevo programa de exploración “ultraeficiente” que impulsa el Gobierno para hallar nuevos volúmenes del energético. El sondeo concluirá a finales de 2018 o principios de 2019, pero arrojará sus primeros resultados a fines de esta gestión.
“Lo que se está pensando es utilizar el potencial que tiene Boyuy para emplear al máximo la capacidad ya disponible en otros campos de la zona como San Alberto, que está declinando y ya presenta capacidad ociosa” de procesamiento de gas, informó a La Razón Diego Díaz, director de la petrolera española en Bolivia
San Alberto, localizado en suelo tarijeño y operado por la brasileña Petrobras, se encarga de abastecer la demanda energética de Brasil y es uno de los cuatro megacampos gasíferos que hay en Bolivia; los otros son Sábalo, Margarita-Huacaya e Incahuasi.
Los dos primeros, de acuerdo con información del Ministerio de Hidrocarburos (MH), producirán hasta 2028 y 2036, respectivamente. Según un análisis del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad), San Alberto comenzó su producción en 2001 con 2,9 millones de metros cúbicos día (MMmcd); alcanzó su capacidad máxima en 2008, con 11,2 MMmcd; y registró en 2015 una oferta anual de 7,7 MMmcd.
Boyuy, igualmente en Tarija, tiene un potencial de entre 2,3 y 2,7 trillones de pies cúbicos (TCF) que se pretenden confirmar a través de una perforación que llegará hasta las profundidades de la formación geológica Huamampampa, donde también están los reservorios de Margarita.
Previsión. El MH calcula que la producción en la primera fase del proyecto estaría entre los 3 y los 10 MMmcd.
“Si hubiera un descubrimiento en Boyuy”, el nuevo gas “no podría salir por Margarita, porque la producción” de las plantas de procesamiento del megacampo “están en este momento totalmente a tope”, sostuvo Díaz.
El ejecutivo detalló que al momento la primera perforación en el campo hidrocarburífero tiene un avance de casi el 50%, ya que alcanzó una profundidad mayor a los 3.000 metros, de los 6.500 a los que se pretende llegar.
La exploración del área requerirá de una inversión inicial de $us 120 millones y el desarollo de todo el proyecto de entre $us 500 millones y 600 millones. El trabajo está a cargo de las petroleras extranjeras Repsol, Shell y PAE.
La petrolera produjo 6,54 MMmcd de gas en 2016
En 2016, Repsol produjo en total en Bolivia 2.390 millones de metros cúbicos (MMmc) netos, es decir, 6,54 MMmc día.
Estos volúmenes, que corresponden a la particpación de la petrolera española en diferentes proyectos, salieron “fundamentalmente del campo Margarita-Huacaya”, indica un comunicado de la empresa, que en el país cuenta con derechos mineros sobre 31 bloques: 6 de exploración y 25 en producción y desarrollo.Repsol informó en octubre del año pasado que llegó a un acuerdo con YPFB Corpoación para extender el área de contrato Caipipendi, donde está el campo Margarita-Huacaya. “El contrato durará ahora hasta 2046. Los nuevos planes incluyen la realización de un programa de exploración, desarrollo y operaciones en Boyuy y Boicobo Sur, al sur y norte de Caipipendi”, informa la petrolera en su página de internet.

Comparte
Síguenos en Facebook