Soros lidera junto a otros 400 millonarios una campaña contra los recortes de impuestos de Trump

No es habitual que quienes más ganan intenten que no se les reduzcan los impuestos. Y menos que se lo manifiesten públicamente al gobernante de turno. Pero en Estados Unidos, donde la polarización política y la lucha por definir un modelo de sociedad se ha extremado desde el desembarco de Donald Trump en la Casa Blanca, todo es posible. 

Ahora que los republicanos allanan el camino hacia una reforma fiscal que puede resucitar el frustrante mandato del presidente, el millonario George Soros intenta sumar adeptos a su filosofía contraria a una rebaja fiscal de los ricos. Alrededor de 400 millonarios, agrupados en la organización Riqueza Responsable, de orientación demócrata, han remitido una carta a la Casa Blanca en la que reclaman que no les reduzcan los impuestos. No es la primera vez que el célebre filántropo se pronuncia así, coincidiendo con compañeros de altas fortunas como Bill Gates y Warren Buffet, pero sí la primera que irrumpe con contundencia en el debate político y parlamentario.

El proyecto de reforma fiscal impulsado por Trump, que inicialmente preveía mantener el tramo más alto en la declaración de la renta en el 39,6% actual, ha sido modificado por los senadores republicanos, que contemplan ahora una rebaja hasta el 38,5% para las parejas que ingresen anualmente un millón de dólares o más, y para aquellos particulares a partir de los 500.000 dólares de ingresos. Los retoques en la cámara alta también apuntan a una limitación del impuesto de sucesiones, según la cual 3.200 de las poco más de 5.000 familias que hoy lo pagan se beneficiarían directamente y dejarían de desembolsar retenciones. Aunque se trate de un borrador, que además se tramita también en paralelo en la Cámara de Representantes, es el Senado el que tiene la última palabra en todos los proyectos de ley. La Casa Blanca siempre ha mantenido que su reforma impositiva «beneficiará a las clases medias, y no a los ricos».

Los millonarios que se dirigen a Trump, entre los que además de Soros figuran célebres personajes de la alta sociedad estadounidense como Steven Rockefeller, la diseñadora Eileen Fischer y ex presidente de American Airlines Bob Crandall, tachan el recorte de «absurdo» y se autodefinen como «ricos a los que nos preocupa profundamente nuestra nación y nuestra gente». En su argumentación, los firmantes de la misiva a Trump aseguran que «no es éste el camino de crear puestos de trabajo y fortalecer la economía, sino el de invertir más en el pueblo americano».

Comparte
Síguenos en Facebook