Un muerto y aduaneros y militares cercados en Oruro

Un joven de 24 años falleció con un impacto de bala en la cabeza, luego  de un operativo  desplegado contra el contrabando en la localidad de Jaramillo. Personal de la Aduana y militares permanecen cercados por comerciantes en Oruro.

La presidenta de la Aduana, Marlene Ardaya, informó que existe una persona fallecida y que sería hijo de una persona dedicada al comercio, pero descartó que hubiese sido producto de las tareas de interdicción que realiza la entidad con apoyo de las Fuerzas Armadas.  

“Existe la  posibilidad  de la muerte de una persona y sería hijo de uno de estos señores dedicados al comercio. Lamentamos que se pierdan vidas humanas, más por un  negocio ilícito, pero vamos a coadyuvar en la  investigación. No se puede afirmar que haya sido en tareas de interdicción, puede ser que gente maneje armas, se han utilizado bombas molotov”, precisó.

Puede ser, dijo, que la gente que se opuso a la incautación de un convoy con mercadería de contrabando  se encontraba con armas de fuego.

Según el fiscal Mario Rocha, una bala perdida impacto sobre la cabeza de la víctima de nombre Bryan Choque, que se encontraba en una fiesta.

“El hecho  ocurrió cuando dicha persona (Bryan Choque) se encontraba en una localidad y en una fiesta. El personal de la Aduana  realizaba una persecución a un grupo de contrabandistas y realizaron disparos. Lamentablemente uno de los disparos impactó contra esta persona, que perdió la vida”, explicó, según reportó radio Fides.

Rubén Choque, un familiar, también refirió que “Bryan se encontraba con su compadre en Jaramillo en una fiesta de la comunidad  y de pronto el grupo F10 de la Aduana comenzó a disparar a quemarropa”.

Ardaya informó que el viernes, producto de una denuncia sobre el ingreso de 20 medios de transporte con contrabando, se determinó la realización de un operativo el pasado sábado. 

A las 15:30 se retienen cuatro camiones grandes, pero hubo resistencia de 30 personas que comenzaron a atacar con dinamita, bombas molotov, petardos y “miguelitos” para pinchar las llantas.

Cuando los vehículos de alto tonelaje eran escoltados hasta el cuartel de Huachacalla, los militares y personal de la Unidad de Control Aduaneros (UCA)  sufrieron  una emboscada  por un grupo de 50 personas al promediar las 19:00.

Añadió que en esas circunstancias uno de los camiones se enfanga y cuando los comerciantes atacaban, por seguridad se decide dejar los otros camiones y se hacen disparos disuasivos al aire y se lanza gas lacrimógeno.

La gente persiguió  a los funcionarios hasta una casa que tiene la Aduana en la salida hacía Potosí, donde permanecen cercados desde la medianoche, sin luz y sin comunicación.

Ayer por la tarde personal de la Fiscalía y de la Policía llegaron hasta la vivienda para recabar información. 

La Aduana se querellará contra los comerciantes y denunció que la Fejuve apoya la movilización. 

Comparte
Síguenos en Facebook