Buscan hacer Gobierno en Cataluña

Después de las elecciones regionales de Cataluña, donde los independentistas consiguieron mayoría, aunque Ciudadanos (liberales, contrarios a la independencia) fue el partido más votado, ayer los partidos analizan los resultados y comienza el proceso para la formación de un nuevo Gobierno.
Las urnas otorgaron 37 escaños a Ciudadanos, seguido de los dos principales partidos independentistas: JxCat (Juntos por Cataluña, centroderecha), con 34, y ERC (republicanos de izquierda) con 32, aunque juntos no consiguen mayoría en la Cámara, establecida en 68 escaños, por lo que tendrían que apoyarse en la CUP (independentistas antisistema).
Según la legislación española, el nuevo Parlamento se tiene que constituir dentro de los 20 días hábiles posteriores a las elecciones, lo que sitúa como fecha límite el 23 de enero, y después será la Cámara regional, con 135 diputados, la que elija al nuevo presidente del Gobierno catalán.
Su presidencia debe abrir consultas entre los distintos líderes parlamentarios para explorar quién puede contar con apoyos suficientes para ser elegido presidente del Gobierno catalán (Generalitat).
Para ello tiene un plazo de 10 días hábiles posteriores a la constitución del Parlamento, por lo que el debate de investidura del nuevo presidente de Cataluña debería celebrarse como fecha límite el 6 de febrero.
Puigdemont manifestó ayer desde Bruselas, tras conocer los resultados, que “la mayoría absoluta independentista es indiscutible”.
Por su parte la líder de Ciudadanos, reconoció hoy que han ganando “claramente en votos”, aunque “los independentistas vuelven a repetir una mayoría pero con menos fuerza”.
En el proceso de constitución del nuevo Parlamento se mantiene la incógnita de qué pasará con los diputados electos que se encuentran en prisión o están en Bélgica huidos de la justicia, que los investiga por un presunto delito de rebelión por su participación en el proceso independentista y cuyos votos son claves para la elección del presidente.
Es el caso de los líderes de las dos principales fuerzas independentistas, Carles Puigdemont, cabeza de lista de JxCat y Oriol Junqueras, número uno de la lista de ERC (republicanos de izquierda), junto a otros seis diputados de ambas formaciones que se encuentran en prisión o en Bélgica.
JxCat y ERC, que en 2015 se presentaron en coalición, no tienen mayoría suficiente para imponer a un candidato, ya que necesitarían mayoría absoluta en una primera vuelta (68 votos), para lo que necesitarían el apoyo de la CUP, que tiene cuatro diputados.
Si no lo consiguen, pueden someterse a una segunda votación dos días después, en la que el candidato solo necesita la mayoría simple, es decir, más síes que noes.
Los partidos analizarán los resultados y los posibles acuerdos entre las fuerzas con posibilidad de formar Gobierno: Jxcat y ERC.
También el Gobierno analizará los resultados de unas elecciones en las que el gubernamental Partido Popular (PP, centroderecha), se quedó en último lugar.

PUIGDEMONT PIDE DIÁLOGO A RAJOY
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont propuso ayer al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, entablar un diálogo “sin condiciones previas” para emplear una “receta política” que desbloquee la situación en Cataluña.
Arropado de otros miembros de su lista electoral “Junts per Catalunya”, como Eduard Pujol, Aurora Madaula, Lluís Puig y Clara Ponsatí, Puigdemont reclamó a Rajoy reunirse “en Bruselas o en otro país.

DATOS
Elecciones catalanas no son extrapolables
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, insistió ayer en agotar la legislatura, que caduca en 2020, y subrayó que los resultados de las elecciones catalanas del jueves no son extrapolables al resto de España.
Rajoy subrayó que sigue “muy decidido y muy firme” en su defensa de la legalidad en Cataluña y recordó que las medidas tomadas para impedir el secesionismo en esa región siguen vigentes.
Alemania apoya legalidad de España
La viceportavoz del Gobierno alemán, Ulrike Demmer, dijo ayer que el futuro Ejecutivo catalán deberá acatar la legalidad española y añadió que, tras los resultados de las elecciones regionales, sería deseable que todos los actores trabajarán por la reconciliación y por evitar una escalada.
“Las elecciones regionales fueron la consecuencia del desarrollo político anterior y ante todo de la declaración unilateral de independencia”, indicó Demmer.
“Los resultados le dan otra vez mayoría a los separatistas y ahora es cosa de los diputados formar un Gobierno. En todo caso, el futuro Gobierno tendrá que actuar de acuerdo con la legalidad y la constitución española”, agregó. Reiteró la posición de Berlín, según la cual el conflicto catalán es una cuestión interna española que debe resolverse dentro de la legalidad española.

Comparte
Síguenos en Facebook