Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia ha rechazado este lunes la candidatura presidencial del opositor Alexéi Navalni para competir con el actual presidente, Vladímir Putin, en los comicios que se celebran en marzo del año que entra. El líder de la oposición extraparlamentaria, en libertad condicional tras haber sido sentenciado en un polémico caso de corrupción, había intentado registrarse como candidato, pese a que había sido advertido por la propia CEC de que no podía hacerlo. Además, este fin de semana había convocado a sus partidarios en asambleas en 20 ciudades para que ejerciesen sus derechos y le propusieran como candidato independiente. Navalni ha asegurado que recurrirá la decisión y ha llamado a boicotear las elecciones.


El rechazo de la candidatura fue acordado por unanimidad (12 votos a 0) y en la resolución se cita la controvertida condena a Navalni por malversación de fondos, por la cual fue sentenciado a cinco años de cárcel. El opositor ha declarado que la decisión tiene una motivación política y ha anunciado que recurrirá al Tribunal Constitucional, a pesar de ser consciente, dijo, "de que es parte de un mismo sistema".

A última hora del domingo Navalni alcanzó a entregar los documentos para su aspiración presidencial en la CEC, que les dio acuso de recibo. Al mismo tiempo, Yevgueni Shevchenko, representante de la CEC pidió a los periodistas que no confundieran a los electores equiparando la entrega de los documentos y el registro como candidato.

"La CEC recibe para su examen los documentos de todo ciudadano que haya expresado su deseo de participar en las elecciones presidenciales, pero esto no significa que al hacerlo obtienen automáticamente la posibilidad de participar en ellas", dijo.

Solo después de estudiar detalladamente los documentos la CEC toma la decisión de registrar a la persona en cuestión como candidato o no, agregó Shevchenko. Navalni, por su parte advirtió, que si rechazan registrarlo toda la infraestructura de su campaña trabajará por boicotear los comicios de marzo. Y este domingo ha hecho ya ese llamamiento.

La rapidez con que se rechazó la candidatura del creador de la Fundación para Lucha contra la Corrupción está motivada, según algunos analistas, por el deseo de impedir que el popular opositor siga haciendo campaña política y comience a reunir las 300.000 firmas que exige la ley a los candidatos independientes.

Ahora habrá que ver cuál será la táctica de Navalni: si cumple su amenaza de movilizarse para boicotear los comicios del 18 de marzo próximo o si opta por llamar a votar por Ksenia Sobchak, la que a la hora de levantar su candidatura había dicho que renunciaría a ella si el líder de la oposición extraparlamentaria lograba que la CEC le permitiera competir.

En cualquier caso, nadie duda que el vencedor en la contienda electoral será el actual presidente, Vladímir Putin, que cuenta con un gran apoyo entre la población rusa y con el respaldo no solo del partido gubernamental Rusia Unida, sino también de una serie de otros movimientos políticos del país. Putin agradece que lo apoyen pero no quiere atarse con nadie por lo que ha decidido competir como candidato independendiente.

Las exigencias de la ley son diferentes para los aspirantes al Kremlin, dependiendo si son presentados por partidos con o sin representación parlamentaria: los primeros no necesitan recolectar firmas para registrar sus candidatos, mientras a los segundos se les exige un mínimo de 100.000. Los independientes tienen más dificultades: deben ser propuestos por una iniciativa popular —lo conseguido este domingo por Navalni— y presentar al menos 300.000 firmas.