Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Los casos de estafas en Cochabamba se multiplican por dos en la temporada de fin de año, la mayoría de las víctimas son personas de la tercera edad, reportó la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) que pidió a la población tener cuidado.
Sólo en los meses de noviembre y diciembre, los delincuentes lograron robar con engaños a sus víctimas, 30.300 dólares y 177.619 bolivianos, según el reporte del director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, (Felcc), Néstor Villca.
De acuerdo al informe policial, existen tres tipos de estafas recurrentes, uno de ellos es el estelionato, relacionado a los falsos anticréticos; el otro es el denominado “cambiazo”, donde les cambian su dinero por otros objetos, y el tercero es conocido como el engaño de las pepitas de oro.
En los últimos meses, la Felcc registró 10 casos de estafas, en estos delitos denunciados la pérdida económica de las víctimas supera los 120 mil dólares.
Sin embargo, los hechos de estafa que no fueron denunciados superarían los 50 casos en el departamento, los mismos no son revelados por temor a represalias o no por que saben dónde ni cómo hacer las denuncias.
“Se están volviendo recurrentes las estafas en nuestro medio y generalmente tienen como víctimas a las personas de la tercera edad, las abordan en lugares céntricos o entidades financieras, donde arman un montaje, los antisociales hacen creer a las víctimas que ganaron la lotería u otros juegos”, explicó Villca.
También existe el denominado “cuento del tío”, que sólo es un show para que las víctimas retiren de los bancos montos considerables de dinero, momento en que los antisociales realizan maniobras distractivas para ejecutar el llamado “cambiazo”, supuestamente devuelven el dinero prestado dentro de una bolsa, pero en realidad, les devuelven papel picado o billetes falsos, dijo la autoridad policial.
En otro de los delitos, los antisociales dicen que necesitan con urgencia una cantidad de dinero y, a cambio o en señal de garantía, les entregan supuestas pepitas de oro. Luego le aseguran a la víctima que será beneficiada con una buena recompensa económica, por lo que la víctima accede a la propuesta, pero cuando abre la bolsa sólo encuentra piedras o pepitas de fantasía. Cuando la persona se da cuenta, los estafadores ya han escapado del lugar.
En este tipo de delitos cuesta identificar a los antisociales, porque las víctimas no conocen a los delincuentes, también porque generalmente son de otras ciudades. Sin embargo, la Policía informó que lograron identificar a dos mujeres que se dedican a esta actividad ilegal y que los investigadores buscan a las delincuentes para ejecutar su aprehensión.
Los antisociales que estafan con falsos anticréticos inicialmente actúan como cualquier ciudadano, contratando un departamento o una casa en alquiler, viven un tiempo corto en el lugar y luego lo ofertan en anticrético, como si fueran los propietarios del bien inmueble. Luego hacen firmar los documentos con un notario y le entregan las llaves al arrendatario, pero cuando el anticresista quiere ocupar el departamento, el falso dueño desaparece y el bien inmueble está con otro candado.

3 tipos de estafa. La Felcc señaló que tres tipos de estafa son las más recurrentes: falsos anticréticos, el “cambiazo” y el cuento del tío.

LA POLICÍA BUSCA A DOS ESTAFADORAS
La Policía está detrás de dos mujeres que se dedican a engañar a las personas con las denominadas “pepitas de oro”. La presuntas estafadoras ya están debidamente identificadas. En tanto, otros dos delincuentes que estafaban a sus víctimas con los falsos anticréticos se encuentran detenidos preventivamente en la cárcel de San Sebastián varones.

PIERDE 6 MIL DÓLARES EN FALSO ANTICRÉTICO
Fernanda, madre de familia de dos niños, reunió 6 mil dólares trabajando por varios años, buscó un departamento en anticrético y encontró una oferta dentro sus posibilidades. Se contactó con el supuesto dueño del bien inmueble, pagó el monto acordado, firmaron un documento con reconocimiento de firmas mediante un notario y recibió el departamento.
“Cuando quise tomar posesión del departamento después de una semana, ya no había el caballero, él no había sido el dueño de la casa”, lamentó la víctima.
Finalmente, apareció el verdadero dueño de la vivienda y dijo no saber nada de la transacción, afirmando que sólo había otorgado el departamento en calidad de alquiler a un desconocido.
Según la Policía, estos delitos son realizados por una red de estafadores que actúan en complicidad, entre el dueño de la vivienda, el inquilino, el notario y algunos abogados.

7/TENDENCIAS/carousel