Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
(ANF).- “En la salud, igual que en todos los rubros, lo que manda es el capitalismo insensible, la economía de mercado, la mercantilización y el materialismo”, expresó este domingo el expresidente Carlos Mesa, al referirse al conflicto médico que persiste desde hace un mes.


P U B L I C I D A D 
En su columna de opinión publicada en medios impresos, Mesa afirmó que el Gobierno disfrazó a golpe de nacionalizaciones la verdad de una economía “rabiosamente liberal”, en la que lo único que importa es la cantidad y la velocidad con la que se puede lograr el enriquecimiento.

“Mientras tanto, los gases lacrimógenos y las ‘cachinas’ no sólo no resuelven ni resolverán nada, sino que retratan el hastío de todos por una situación que está ya en proceso de descomposición”, agregó Mesa, al recordar los violentos enfrentamientos que protagonizaron los médicos, estudiantes de medicina y uniformados en la última semana en La Paz.

Los médicos del país están en paro indefinido desde hace 32 días en demanda de la abrogación del artículo 205 del Código de Sistema Penal, que legisla la mala práctica profesional, y el Decreto Supremo de creación de la Autoridad de Fiscalización.

En los últimos días, la dirigencia de los movilizados y el Gobierno radicalizaron su postura o su condicionamiento para asistir a la mesa del diálogo.

El presidente Evo Morales exigió la suspensión de todas las medidas de presión para ingresar a dialogar con los médicos, mientras este sector movilizado ratificó que no se declarará ninguna pausa en el paro indefinido hasta que se anulen las dos normas.

Pues “más allá de las razones y más allá del desenlace de esta confrontación cargada de violencia, la sociedad ya no es condescendiente con los poderosos, ni justifica ni acepta la represión como lo hacía en el pasado”, consideró Mesa.

Además, apuntó que el “conflicto médico pone en evidencia la realidad del país. 12 años después, nuestra salud ha avanzado muy poco, la infraestructura sigue siendo insuficiente, los ítems no cubren los requerimientos de los pacientes, el equipamiento y los insumos brillan por su ausencia, el presupuesto no es el que se requiere y, lo que es peor, los niveles de corrupción en las estructuras que deben velar por la salud desde el Estado son cada día peores”.

7/TENDENCIAS/carousel