A 4.000 metros del pozo Boyuy en Tarija aún no se visualiza gas

Lidia Mamani / La Paz
A 4.000 metros de  perforación del pozo Boyuy X-2 en Tarija  aún no se visualizan resultados de contenido de gas natural. La  operadora Repsol Bolivia afirma que se deben esperar resultados más adelante, hasta completar  los  6.500 metros de profundidad.

“La perforación se inició en julio de 2017 y se estima concluir con la completación del pozo en octubre de este año. Por ahora, no se puede adelantar ninguna proyección de la presencia de gas en la zona, lo que tendrá que esperar a etapas más avanzadas de perforación”, informó Repsol  en respuesta a un cuestionario enviado por este medio.

La petrolera española junto a Shell y Pan American Energy (PAE) programaron una inversión de 500 millones de dólares para la fase de exploración y desarrollo del proyecto Boyuy.

El año pasado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, anticipó que el campo Boyuy contiene alrededor de tres Trillones de Pies Cúbicos (TCF)  y   que arrojará una producción inicial de dos millones de metros cúbicos día (MMmcd), volumen que subirá hasta más de 10 MMmcd en los próximos tres años.

“Nos abre una posibilidad muy grande, porque se estiman recursos de aproximadamente tres TCF, con una inversión inicial de  120 millones de dólares  y un total para el proyecto de más de 600 millones de dólares”, afirmó la autoridad.

Sánchez  explicó entonces que con la perforación del pozo se pretende llegar a 6.500 metros de profundidad, cuyos objetivos son tres arenas de la formación Huamampampa.

“El pozo Boyuy X-2 marca el inicio de una nueva historia, pues Boyuy podría ser otro gran descubrimiento como lo fue el campo Margarita”, anticipaba  la revista de YPFB, publicada en julio de 2017.

Este medio envió un cuestionario a la estatal petrolera para conocer mayores detalles sobre los resultados obtenidos hasta la fecha; sin embargo, no obtuvo respuesta.

Los datos oficiales también dan cuenta que los objetivos de la perforación del pozo son los de  atravesar e investigar las areniscas (Ha, Hb y Hf) de la formación Huamampampa, además de evaluar las arenas intermedias de la formación que se encuentran en las profundidades tope formación Huamampampa, con 3.029 metros; tope formación Icla, con 3.200 metros;  y el tope formación Huamampampa, con 6.219 metros.

Los otros proyectos

Repsol Bolivia, en respuesta al cuestionario de este medio, también informó  que paralelamente a Boyuy se proyecta  iniciar  trabajos en Boicobo e Iñiguazu. 

“Hoy estamos concentrados en las áreas que nos han sido asignadas y que se encuentran dentro de las zonas tradicionales. Además, también tenemos otros proyectos exploratorios a través de YPFB Andina”, subrayó.

Por ejemplo, citó que este año los esfuerzos de la compañía están enfocados en la optimización de las áreas que ya se encuentran en producción y avanzar en las tareas comprometidas en  exploración.

Es el caso de las operaciones  de Margarita-Huacaya, campo que actualmente es el de mayor producción del país con 18 MMmcd de gas natural.  

 “En Margarita-Huacaya se trabaja  para optimizar (..) la explotación de los yacimientos de la formación Huamampampa, salvaguardando en todo momento la integridad de las instalaciones y equipos. Al trabajo en Caipipendi se suma la producción de los campos operados en Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz”, destacó la operadora.
  
El programa

Trabajo  Boyuy se perfora en el marco del programa de exploración y la  Ley de Incentivos, que dio como resultado el compromiso de inversión de las empresas Shell, Repsol y  PAE.
Origen   Se enmarca a partir de la “reingeniería” en el sector hidrocarburos, en el que se dio la instrucción de desarrollar un programa de “exploración ultraeficiente”. El fin es aprovechar  el conocimiento de las empresas que operan en Bolivia desde hace más de 15 años, según el Ministerio de Hidrocarburos.
Plan    Para 2020, la cartera de proyectos de exploración establece más de 60 proyectos como Río Grande, Boquerón, La Peña-Tundy, El Dorado, Carohuaicho 8A, Yarará y  Aguaragüe Norte, entre otros.

En 10 años, unos 28 pozos resultaron  negativos

Entre 2006 y el primer semestre de 2016, YPFB Corporación, las empresas subsidiarias y operadoras privadas perforaron 50 pozos exploratorios, de los cuales 28 resultaron negativos y 22 fueron positivos, señala el último informe Perforación de Pozos en Bolivia Exploración & Desarrollo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

En el detalle oficial, publicado en su página web con datos de YPFB, están considerados aquellos intervenidos  en búsqueda de gas, petróleo o  condensado.

En 2006, por ejemplo, se perforaron tres pozos, de los cuales dos dieron resultado negativo y uno positivo; en 2007 los tres que se perforaron   fueron exitosos.

En 2008 y 2009 el panorama fue diferente, debido a que el número intervenido fue mínimo;  en ambos años sólo se exploraron   tres  y ninguno arrojó buenas noticias.

En 2013 y 2014 tampoco hubo éxito. En cada gestión seis reservorios fueron negativos.

Entre éstos se encuentran   Carrasco Este X2D y Dorado Oeste X-1002 de YPFB Chaco; Tacobo X-1005 de  la petrolera Pluspetrol; Timboy X2 de Petroandina SAM; Caigua X1001D, en los cuales  participó YPFB Corporación; e  Ingre X2, con YPFB Chaco.

Como negativos también están Boquerón-5, operado por YPFB Andina; San Miguel; Itaguazurenda; y  Lliquimuni con Petroandina SAM.

En este último, la perforación se inició a fines de 2014, con el objetivo de encontrar crudo, pero en marzo de 2016 YPFB reportó que  las operaciones del proyecto  exploratorio culminaron con el hallazgo de  volúmenes hidrocarburíferos  “no comerciales”.

En septiembre de 2017, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, afirmó que entre 2006 y 2016 la tasa de éxito en la perforación de pozos    fue de 40,2%, un  nivel superior al periodo 1995 y 2005, que registró un 30%.


Comparte
Síguenos en Facebook