Alistan cacerolazo para el lunes y desde el martes, paro indefinido

Activistas y ciudadanos  anunciaron que llevarán adelante un  cacerolazo  el 22 de enero, día del Estado Plurinacional, cuando el presidente Evo Morales dará su mensaje al país.  Mientras que para el 23 de enero hay sectores que fijaron  el inicio de un paro indefinido.  

“Queremos hacer nuestra protesta de que no  estamos de acuerdo con  los acontecimientos últimos que se van suscitando,  como el Código Penal  masista. Queremos hacernos escuchar. Ese día, los bolivianos  y bolivianas, plataformas y asociaciones, todos, vamos a estar en duelo”, explicó  Katherine Velasco,  activista y vocera de la iniciativa.

En la actividad  -informó- participarán los más de 50 colectivos que hay en La Paz y El Alto. “Estamos citados todos en la mañana en la plaza más cercana, hacer un mitin en cada plaza, y termina de dar el mensaje el señor Evo Morales y nosotros nos estamos bajando hasta la plaza del Estudiante  para ir en marcha hasta la plaza San Francisco”, dijo la activista.

La Coordinadora Nacional por la Defensa de las Libertades Democráticas -entidad que aglutina a comités y coordinadoras interinstitucionales de departamentos-  resolvió “una gran marcha de protesta el día lunes 22 de enero a partir de las 9:00”. 

Esa entidad también determinó  iniciar un  paro general indefinido  desde las 00:00 del martes 23 de enero, con bloqueo de caminos. En el voto resolutivo se indica que la medida se da en obediencia al “llamado de la  Central Obrera Boliviana (COB) que ha instruido el paro general indefinido a nivel nacional”. 

El ultimátum de los comités

El miércoles, comités cívicos del país dieron un plazo al Gobierno  hasta el 22 de enero  para que se abrogue el Código del Sistema Penal, se  deje sin efecto el fallo del Tribunal Constitucional –que dio vía libre  a la reelección indefinida del Presidente–, y se respete el voto del 21F.

De no ser atendido el ultimátum, los cívicos amenazaron con  llevar adelante un paro nacional con bloqueo de carreteras, una marcha nacional rumbo a la sede de Gobierno, el inicio de los trámites necesarios para revocar a los diputados y senadores   que aprobaron el Código Penal   y hasta el envío de una carta de denuncia a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Por otro lado, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) emitió ayer  un pronunciamiento  en el que esa entidad   ratifica su pedido de abrogar el nuevo Código Penal. La entidad también pidió   abrir “un proceso incluyente, participativo, de un diálogo sincero y con clara capacidad de concertación, que permita la elaboración de un nuevo Código Penal con los sectores representativos, la academia, juristas y todos quienes puedan aportar en la construcción de una norma que se caracterice por ser consensuada, imparcial e independiente”.

En el  pronunciamiento, el Conade  reconoce que pueden existir avances en algunos artículos  del Código, los cuales   “se los podrá ratificar cuando se entable este diálogo en la construcción de una nueva norma”.

“Para estos propósitos se requiere una actitud de desprendimiento y voluntad política por parte del Gobierno nacional, esperamos que en este aniversario del Estado Plurinacional escuchemos por parte del presidente Morales un cambio de actitud que esté orientado al encuentro y al diálogo con la sociedad boliviana”, se lee en el comunicado.

La ministra de Comunicación, Gisela López, informó el pasado miércoles que el mensaje que brindará el presidente  Morales,  el próximo 22 de enero,  durará alrededor de dos horas y resumirá los logros de gestión y dará las proyecciones para el desarrollo del país.

Comparte
Síguenos en Facebook