Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La economía parece darle un respiro al gobierno de Mauricio Macri luego de que, días atrás, cuatro de sus hombres fuertes tuvieran que elevar en cinco puntos las metas de inflación para 2018. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció esta miércoles en Buenos Aires el sobrecumplimiento de los objetivos de déficit fiscal trazados para 2017. El año pasado, la diferencia entre ingresos y egresos alcanzó el 3,9% del Producto Interior Bruto (PIB), contra una previsión inicial de 4,2%, y cayó cerca de medio punto con respecto a 2016. La reducción ha sido la primera que Argentina registra desde 2004.


Ha sido una buena noticia para Macri tras un cierre de año complicado en materia económica. El Banco Central reconoció al inicio del año que la inflación creció un 46% más que el máximo marcado para 2017. El acumulado anual alcanzó casi el 25%, contra una meta inicial de 17 puntos, y sólo diciembre, con 3,1%, superó la subida de precios registrada en Brasil en todo el año pasado. 

El impacto social de  estas mediciones ser verá en marzo próximo, cuando los sindicatos discutirán las subidas salariales del año. Que el Gobierno pueda cumplir con las metas de inflación de 2018, prevista en 15%, dependerá en buena parte de que el déficit siga bajando. Una reducción de los gastos permitirá a Argentina, además, detener el flujo de deuda que el país ha tomado desde que gobierna la nueva administración.

El ministro Dujovne estableció las metas de déficit que espera alcanzar este año. La intención oficial es llegar a un 0,6% en el primer trimestre; 1,6% en el segundo; 2,2% en el tercero y cerrar 2018 con un acumulado de 3,2%. Para 2019, el objetivo será reducir aún más esos números hasta 2,2% del PIB. Hacienda destacó, además, que por primera vez desde 1991 el gasto cayó un punto con respecto al PIB en un año de crecimiento económico. El Gobierno espera que las cifras oficiales confirmen que en 2017 la subida del PIB fue de alrededor del 3%.

En 2004, el gobierno kirchnerista consiguió las mismas cifras de déficit, pero luego mantuvo un crecimiento sostenido. “En términos reales (descontando la inflación) el gasto primario se redujo 3,1% con respecto a 2016. Esto significa que, por segundo año consecutivo, el gasto primario real disminuyó luego de incrementarse sostenidamente durante 12 años a un ritmo promedio de 8,4% anual”, recordó Dujovne. Y explicó que “la mejora en el resultado primario fue posible gracias a que en 2017, por primera vez desde 2004, los gastos crecieron menos que los ingresos: mientras que los ingresos aumentaron 22,6% (28,1% si no se cuentan los recursos de la amnistía fiscal de 2016), el gasto primario creció sólo 21,8% en el año”.

“El esfuerzo fiscal se evidencia también en la reducción del gasto primario”, dijo Dujovne. “En 2017 disminuyó el gasto primario como porcentaje del PIB por primera vez en casi dos décadas (1,1 puntos )”. Lla reducción del déficit primario con respecto a 2016 fue de 0,4 puntos del PIB, pero el esfuerzo fiscal fue aún mayor, equivalente a 1,7% del PIB”, cerró.