Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Pamela Pomacahua  / La Paz
Wilfredo Chávez volvió ayer al Ministerio de Gobierno, ahora como viceministro de Seguridad Ciudadana. El exministro del presidente Evo Morales salió del Órgano Ejecutivo por impases internos, después fue crítico con el MAS y trabajó para la china CAMC en Bolivia, la misma empresa que gerentó Gabriela Zapata.


En 2008, Chávez fue viceministro de Justicia y Derechos Humanos en el Ministerio de Justicia, en 2009 el entonces ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, lo posesionó como viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental Territorial.

Luego fungió como ministro de Gobierno entre septiembre de 2011 y enero de 2012. Reemplazó a Sacha Llorenti, quien dejó esa cartera de Estado después de la represión a indígenas del TIPNIS en Chaparina, Beni.

Chávez criticó la labor de Llorenti y le dijo que él debió tener información sobre los movimientos de las instituciones dependientes de este despacho para controlar y evitar lo acontecido en la localidad beniana de Chaparina.

Ese año, la Policía por “órdenes superiores” intentó dispersar la marcha de los indígenas en contra de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, para cumplir con ese objetivo gasificó y apaleó a los marchistas, pero estos lograron reagruparse y llegaron hasta La Paz para hacer conocer sus demandas.

“Yo creo que video más o video menos la investigación tiene que dar cuenta de lo que está ocurriendo o ha ocurrido en Chaparina”, afirmó Chávez en ese entonces en relación a la violenta represión a indígenas. 

Cuando fue removido del cargo de ministro en 2012, en el acto de posesión del gabinete en Palacio de Gobierno, el presidente Morales le hizo un desaire porque no le dio la mano pese a que éste le extendió la suya.

Entonces fue reemplazado por Carlos Romero, quien desde entonces es ratificado como ministro de Gobierno. El desaire en Palacio fue atribuido a la molestia del mandatario por lo ocurrido entonces en la localidad cruceña de Yapacaní donde se enfrentaron ciudadanos y la Policía, y tres personas fallecieron, durante una movilización contra el Alcalde de entonces.

El 2013, Chávez apareció en el ámbito público al ser convocado por el Ministerio Público para declarar en calidad de testigo en el caso Jacob Ostreicher, en el que fueron implicados varios –en ese entonces– funcionarios del Ministerio de Gobierno.

Después trabajó como abogado de la empresa china CAMC con la expareja de Evo Morales Gabriela Zapata, quien reveló ante una comisión de fiscales que pagó 250 mil dólares por el fallo a favor de CAMC y mencionó a Chávez como el supuesto autor del cobro, para evitar la ejecución de la boleta de garantía de  91 millones de bolivianos del proyecto Bulo Bulo-Montero.

La denuncia no fue investigada como otras denuncias realizada por la expareja del Presidente. En relación a esto,  en una entrevista en Bolivia TV, dijo que tiene la “solvencia” para ejercer el cargo y que se trata de un “caso cerrado”.

El 2017, Chávez retornó al Gobierno y asumió funciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores como consejero en la embajada de Bolivia en Brasil.

Ayer, al momento de ser posesionado como Viceministro de Seguridad Ciudadana dijo que se comprometió a conformar un equipo de trabajo que genere resultados en materia de seguridad para la población en el corto plazo.

“(Me) comprometo conformar un equipo que dé resultados a la población, que dé muestras de confianza a corto plazo”, dijo luego de ser posesionado como autoridad.