Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un grupo de trabajo secreto del FBI y la CIA investiga el caso de Jerry Chun Shing Lee, un exoficial de ese último cuerpo de inteligencia arrestado en China y acusado de trabajar como doble agente.

Los analistas estadounidenses concluyeron que debido a las filtraciones de Lee a China, el Gobierno del país asiático desentrañó los códigos clandestinos de comunicación de la CIA con sus espías y usó ese conocimiento para arrestar y ejecutar al menos a 20 informantes al servicio del espionaje norteamericano, informó NBC News.

Además, algunos actuales y antiguos funcionarios de las agencias gubernamentales estadounidenses han expresado, bajo condición de anonimato, sospechas de que China haya compartido esa información confidencial con Rusia, y suponen que Moscú pudo haberla empleado para desenmascarar, arrestar y posiblemente incluso asesinar a espías estadounidenses en el territorio de su país.

Jerry Chun Shing Lee, alias 'Zhen Cheng Li', de 53 años, exoficial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) fue arrestado este 15 de enero bajo cargos de retención ilegal de información clasificada de defensa nacional.

Con anterioridad, se informó que los organismos de seguridad de EE.UU. sospechaban que posibles filtraciones de Lee causaran el colapso de toda una red de espionaje estadounidense en China, en lo que resultó ser una de sus peores fallas de inteligencia en los últimos años. 

De acuerdo con los documentos judiciales, Lee comenzó a trabajar para la CIA en 1994. En su desempeño, tuvo acceso a información altamente secreta, por lo cual firmó numerosos acuerdos de confidencialidad durante su servicio para la agencia estadounidense. 

El arresto de este exoficial de la CIA puso fin a una intensa investigación del FBI que comenzó alrededor de 2012, dos años después de que la agencia de espionaje comenzara a perder a sus informantes en China.

En agosto de 2012, Lee y su familia viajaron de Hong Kong a EE.UU. Allí estuvieron en hoteles de Hawái y Virginia, donde sus pertenencias fueron registradas por agentes del FBI sin que él lo supiera.

El FBI descubrió que Lee tenía en su poder materiales relacionados con la defensa nacional, para lo cual ya no estaba autorizado.

En particular, los oficales encontraron dos libretas que contenían notas escritas a mano con información clasificada, incluidos los nombres verdaderos y números telefónicos de agentes encubiertos de la CIA, anotaciones operativas de sus reuniones y de su localización, así como las ubicaciones de instalaciones encubiertas.