Cholango no podrá conducir por un año; pidió disculpas

Un juez determinó medidas sustitutivas para el exalcalde de Cochabamba  Edwin Castellanos, que el martes protagonizó un incidente vial en completo estado de ebriedad en esa ciudad cuando se desarrollaba una marcha. La exautoridad pidió disculpas a la población por el hecho. 


El Organismo Operativo de  Tránsito dispuso la suspensión de su licencia de conducir por un año, de acuerdo a la norma.

 Asimismo, un juez determinó ayer medidas sustitutivas a la detención preventiva. “Se han aplicado las medidas sustitutivas, se va a cumplir como está establecido. Se deberá presentar cada siete días al juzgado, no se debe aproximar a los testigos y tampoco al lugar de los hechos”, afirmó el abogado  de la exautoridad edil, Javier Rodríguez.

El informe de Tránsito concluyó que Castellanos, apodado  el Cholango, conducía totalmente ebrio el momento en el que fue aprehendido. Un examen de alcoholemia dio como resultado que tenía un grado alcohólico en la sangre de 2.0 (sancionable).

“Mil disculpas a mi familia, a toda la gente de Cochabamba, qué pena que todo se politice y se maneje de esta forma”, dijo al salir de la audiencia cautelar en la ciudad de Cochabamba.

Castellanos fue detenido por efectivos de Tránsito el martes en la tarde, cuando protagonizó un incidente que no pasó a mayores debido a la oportuna reacción de un grupo de personas que en ese momento marchaba contra el Código del Sistema Penal.

En los videos que se viralizaron por las redes sociales, Castellanos, sentado frente al volante, discute con un hombre que está en plena vía. Después la gente se asoma poco a poco y lo empieza a abuchear, los policías se acercan y lo sacan del coche, el Cholango sale y atina a decir: “Yo sólo quería pasar”, y sonríe.

“Lamento mucho tener que pasar por estas cosas, a veces conducir con unos tragos es irresponsable, lo hace todo el mundo, pagan su multa y se van, pero algunos tenemos que ir hasta la Fiscalía”, aseveró.

Después dijo: “Lo hacemos muy frecuentemente, vamos a una fiestita y llevamos el auto”. Al margen de reconocer ayer su responsabilidad en el hecho, el miércoles afirmó que quienes lo insultaron eran   “infiltrados políticos”.

Después de salir de la audiencia, aún enmanillado, fue conducido por dos uniformados hasta las celdas policiales. Allí debe esperar que su abogado realice los trámites pertinentes para que pueda salir en libertad.

De acuerdo a la norma, en caso de que Castellanos incumpla la sanción impuesta por Tránsito y maneje su vehículo este año puede ser sancionado con la inhabilitación de por vida de su permiso de conducir. Asimismo, en caso de cumplir el castigo y ser sorprendido de nuevo ebrio al volante correrá la misma sanción.

Comparte
Síguenos en Facebook