Cochabamba - 30 pandillas juveniles provocan inseguridad y pánico en Quillacollo

Según el último reporte de la Policía, en Quillacollo hay 30 pandillas juveniles que generan preocupación, temor e inseguridad en esa ciudad.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de ese municipio reportó que la mayoría de estos grupos juveniles se encuentran principalmente en el norte y sud de Quillacollo.

Carlos Oblitas, director de la Felcc de Quillacollo, informó que sus integrantes tienen entre 14 y 25 años edad. De las 30 pandillas de ese municipio, ocho tienen entre sus integrantes a mujeres de diferentes edades.

Las pandillas identificadas actualmente por la Policía son 30, aunque estos grupos juveniles superarían los 50, en esta zona del valle bajo, la cantidad de sus miembros varía de acuerdo al lugar, la más pequeña tiene 10 integrantes y la más grande, 52, haciendo una suma aproximada de 680 personas, entre adolescentes y jóvenes.

Los robos, hurtos y atracos, son la principal actividad de las pandillas, luego están las riñas y peleas, le siguen las agresiones, acogotamientos, extorsión y amenazas, finalmente y en un porcentaje menor, están las violaciones, secuestros y asesinatos.

Para el director de la Felcc de Quillacollo, las principales causas para la proliferación de las pandillas son la disgregación familiar, el viaje de los padres de familia al exterior del país por motivos laborales, dejando a sus hijos a su suerte y también porque ambos padres trabajan todo el día y solo llegan a sus casas a dormir.

Iniciación

Al tratarse de una problemática con características territoriales, reclutan a menores y jóvenes del mismo barrio, incentivándoles a defender su zona, bajo el argumento de que nadie puede ingresar a su espacio, que el barrio es sólo de ellos y que deben defenderlo para no estar sometidos.

Los adolescentes deciden ingresar a las pandillas porque en estos grupos se sienten seguros y en confianza, generan lazos de familiaridad y lealtad entre amigos, lo que no obtienen en sus hogares.

Generalmente, las pandillas piden a sus nuevos integrantes hacer alguna fechoría para aceptarlos en el grupo, acción que muchos cumplen por no sentirse rechazados.

“Les piden desde tocar el timbre de una casa y escapar, robar, pelear con otro integrante de la pandilla, hasta cometer delitos mayores, como asaltos, apuñalamientos, perpetrar una violación o, incluso, asesinar a otra persona”, dijo Oblitas.

686 pandilleros en Quillacollo. El dato es la aproximación de los adolescentes y jóvenes que sólo pertenecen a las pandillas identificadas.

OPINIONES

“Las pandillas se originan por el dominio de espacios territoriales a causa de la disgregación familiar, el viaje de los padres al exterior o que ambos progenitores trabajan todo el día y también la pobreza”. Carlos Oblitas. Director Felcc Quillacollo

“Estamos generando un proyecto de ley con un parlamentario para que se convierta en un delito la participación de los adolescentes y jóvenes en las pandillas, porque roban, violan y matan, y no son sancionados”. Eduardo Mérida. Alcalde de Quillacollo

Comparte
Síguenos en Facebook