Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un equipo de científicos de la Universidad de Deakin, Australia, ha dado respuesta a un tema bastante delicado: ¿es cierto que las mujeres embarazadas sufren pérdidas de memoria (la llamada momnesia o 'amnesia del embarazo'), o solo se trata de un mito sin fundamento, como lo han tachado algunos representantes del mundo científico?

Su reciente estudio, publicado en la revista Medical Journal of Australia, comprobó que el embarazo realmente tiene un impacto negativo sobre las funciones cognitivas: cuatro de cada cinco mujeres sufren un deterioro de esas funciones, lo que incluye pérdida de memoria a corto plazo y una falta de concentración.

Los científicos australianos realizaron un metanálisis de 20 estudios dedicados a este fenómeno en los últimos 10 años. También examinaron investigaciones que habían analizado diversas funciones cognitivas. En total, estudiaron los casos de 1.230 mujeres, 709 de las cuales estaban al momento embarazadas.

"La capacidad cognitiva general, la memoria y la función ejecutiva se deterioran de manera significativa durante el tercer trimestre del embarazo (en comparación con las mujeres no embarazadas)", señalan los autores de la investigación. "Además, los estudios a largo plazo pusieron en evidencia el empeoramiento de las funciones cognitivas generales y la memoria durante los primeros dos trimestres".

En otras palabras, la memoria de las mujeres se ve disminuida durante todo el período de embarazo, y a ello se suman en el tercer trimestre problemas asociados con la función ejecutiva: la capacidad de planificar acciones y responder selectivamente a los estímulos externos. Sin embargo, no hay motivo de alarma.

Impacto ligero

"Estos ligeros empeoramientos durante el embarazo serán percibidos solo por las propias embarazadas y, posiblemente, por su entorno inmediato. Van a manifestarse como lapsus menores en la memoria: por ejemplo, una embarazada puede olvidarse de la visita al médico", explica una de los autoras del estudio, Melissa Hayden.

"Consecuencias más pronunciadas, como una disminución en la productividad laboral, son poco probables", asegura la científica.

Su colega Linda Byrne también llama a una cuidadosa interpretación de las conclusiones de su investigación.

"No estamos hablando de un empeoramiento que pueda obstaculizar seriamente a las mujeres embarazadas la realización de su trabajo o labores diarios. Se trata más bien de que se sienten de una manera diferente, no como de costumbre", concluye la científica.