Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El conflicto social por el Código del Sistema Penal generó reproches entre los mismos partidarios del Movimiento Al Socialismo (MAS). El punto de discusión es la socialización de la norma, puesto que después de aprobada la ley surgieron voces de organizaciones sociales oficialistas que criticaron la tarea de la Asamblea Legislativa.

La Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que agrupa a las organizaciones afines al MAS, encabezó las críticas. Los líderes de las confederaciones de campesinos y de mujeres “Bartolina Sisa”, aseguraron que los asambleístas se aplazaron en la socialización de la norma.

Dirigentes de esta organizaciones sociales culparon a los Legislativo -controlado por la mayoría masista- por no informar apropiadamente sobre la norma, y así haber dado la posibilidad a los opositores de hace del rechazo al Código su bandera de lucha.

El ministro de Justicia, Héctor Arce, se sumó a la críticas y, a tono con los reproches de las organizaciones sociales, manifestó que no hubo la socialización necesaria de parte de los parlamentarios. “No ha habido la suficiente socialización para que sea conocido antes de su aprobación”, dijo.

En el Legislativo varios aceptaron las criticas. El Senado, José Alberto Gonzales, admitió que hubo debilidad en la socialización, el senador Omar Aguilar llegó a reconocer que los asambleístas se aplazaron, mientras que el diputado Víctor Borda advirtió que hubo fallas en la construcción colectiva del Código.   

Sin embargo, el jefe de bancada del MAS en Diputados, David Ramos, aseguró que el Código era de conocimiento de las organizaciones sociales y que se construyó en base a sus sugerencias.

Ramos explicó que la norma se elaboró en un proceso de tres años, pero que la discusión más amplia se realizó en una cumbre que incluyó a las organizaciones sociales y la Conalcam. 

“No es concebible que se diga que nosotros nos hemos equivocado, si estamos recibiendo las iniciativas de la Conalcam y de nuestras organizaciones sociales y estamos trabajando pues a cabalidad, no estamos improvisando ninguna ley”, manifestó el diputado Ramos. 

“Esta ley ha sido de conocimiento de las organizaciones sociales. De ellos hemos recogido  las ideas, las iniciativas, las propuestas y eso lo hemos palmado, las hemos sistematizado en una ley”, agregó.

Ramos reconoció que no hubo una socialización en la magnitud que desearían las organizaciones, pero señaló que paralelamente huno una “guerra virtual” de opositores que distorsionaron el texto de la norma.

El diputado manifestó que la Conalcam y el pueblo no hacen ese análisis de la campaña opositora. “Se hacen sorprender, influenciar con esas mentiras”, sostuvo. 

No obstante, Ramos aclaró que esta divergencias no suponen que haya fisuras en el MAS, sino que existe discusión de iniciativas y propuestas.

El diputado Víctor Borda aseveró que con esas discrepancias se demuestra que en el oficialismo hay democracia y que el MAS no es vertical.