Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Cuando la noche era aún joven, el conflicto por la penalización de la negligencia médica, incluido en el Código Penal, parecía solucionado tras 46 día de huelga. Carlos Romero, ministro de Gobierno, citó una conferencia de prensa para anunciar la llegada de una nueva carta del Colegio Médico de Bolivia, firmada por su presidente, Aníbal Cruz. 

“Se ha consensuado la firma del acuerdo con el Ministerio de Gobierno aceptando las cláusulas que hacen parte del documento”, decía la carta. Pedía que se incluyan adendas en las que se termine con la persecución dirigencial, se reviertan los despidos y no se les descuente el salario por los 46 días de paro. Romero respondió que esa era una demanda sectorial y debían negociarla con las instancias correspondientes y negó que exista persecución a dirigentes de salud. 

Minutos más tarde, Cruz citó a una conferencia de prensa en la que aseguró que los médicos volvían a los hospitales a la medianoche y agradeció a la población su apoyo y sacrificio. Parecía que el conflicto que, según el Gobierno, provocó que se suspendieran casi un millón de consultas y más de 10.000 cirugías, llegaba a su fin. 

Pronto, en las redes sociales, los médicos y salubristas de base comenzaron a mostrar su descontento. “Vendido al MAS”, le expresaban en memes a Cruz. “Ya no nos representa, ahora nuestra cabeza es el doctor Carlos Nava”, circuló en las diferentes redes sociales. Nava había participado por la mañana en un cabildo en Cochabamba, en el que se definió, junto a transportistas, gremialistas y vecinos, continuar con las medidas de presión, ya no contra el artículo del Código Penal que sanciona la negligencia o contra el parágrafo que tipifica como homicidio culposo las muertes en accidentes de tránsito, sino era contra toda la nueva norma aprobada en diciembre último. 

Desobediencia
Pronto comenzó a circular un comunicado del Colegio Médico de Santa Cruz en el que no acataban el acuerdo antes de someterlo a la asamblea general de esta noche. Henry Montero, presidente de la institución, aseguró en Cadena A que había un acuerdo por el cual Cruz no podía firmar nada sin que las bases sean consultadas. Explicó que sus bases estaban disconformes con el acuerdo.

En realidad, Montero ya probó en carne propia la resistencia de sus bases al pactar solo por el artículo que los afecta. Cuando la semana pasada el presidente Evo Morales anunció la derogación de los artículos, según médicos que asistieron a la asamblea, las bases se opusieron y le aclararon que la lucha ya era por todo el código y el sistema democrático. Hubo dirigentes que instaron a sus colegas a sacarse la bata y luchar políticamente, pero fueron abucheados por la base.

Con bochorno
Durante todo el día, mientras trataba de mantener expedita las carreteras por un bloqueo camionero, el Gobierno se esforzó en cumplir su parte del acuerdo derogando los artículos polémicos del fallo.  Fue una sesión que quedará en la historia no solo porque no se realizó en el hemiciclo parlamentario, sino por el bochorno, los gritos y porque no se debatió argumento alguno,  sino que oficialistas y opositores dieron rienda suelta a los insultos. Tras cinco horas de gritos y cánticos, a las 20:00 se derogaron los artículos 137 y 205 del código de procedimiento penal. 

Antes, la senadora Carmen Eva Gonzales se declaró en huelga de hambre en el hall de ingreso a la Asamblea, por lo que la sesión se realizó en el salón del Palacio de la Revolución. En espacio reducido, los opositores tomaron revancha y alzaron la voz ante una presidenta, Gabriela Montaño, que la mayor parte del tiempo no tuvo más remedio que resignarse a perder el control del orden y a dejar que ambos bandos intercambiaran gritos. Nadie escuchó a nadie. Opositores pedían la renuncia de Montaño, insultaban al Gobierno y la directiva de Diputados adoptaba cara de póquer. El oficialismo discurseaba sobre cómo había aumentado el presupuesto de salud, mientras los opositores aseguraban que este Gobierno no escucha al pueblo. Profetizaron que eliminar ambos artículos no bajaría la conflictividad.  

En determinado momento los oficialistas cantaban mientras una diputada opositora hablaba y luego devolvieron gentilezas golpeando las sillas al son de We will rock you, de Queen. A las 20:00, se aprobaron los artículos que pasarán hoy por vía rápida al pleno del Senado. Jorge Alberto

Gonzales, presidente de la Cámara Alta, citó a los transportistas a dejar su bloqueo para asistir a la derogatoria del artículo que los preocupa. Gonzalo Baldivieso, presidente de la Cámara de Transporte Internacional, consideró de exitosa la primera jornada de bloqueo y anunció  que las medidas de presión van a continuar de forma indefinida.

Más movilizaciones

Para hoy, los cívicos de Potosí y de Cochabamba han citado a un paro cívico. Así lo anunciaron David Torrelio (cívico cochabambino) y Jhonny Llally (dirigente potosino). Tras conocer la suspensión de la huelga médica, Llally lamentó el retroceso, pero ratificó la medida, con bloqueos de todos los accesos a Potosí en contra del Código Penal. El gobernador de ese departamento, Juan Carlos Cejas, aseguró que las actividades serán normales. 

Sucre (jueves) y Santa Cruz (viernes) también proyectan sus paros cívicos, mientras que Guido Mitma, líder de la Central Obrera Boliviana, citó a tres días de huelga general a partir de mañana. 

MÁS MEDIDAS

Marcharon los evangélicos
Un grupo de representantes de iglesias evangélicas se manifestaron en contra el parágrafo 11 de artículo que trata y tráfico de personas, por considerar que afecta su labor evangelizadora. Prohíbe el “reclutamiento de personas para su participación en conflictos armados o en organizaciones religiosas o de culto”. 

Promociones se citan
Los exalumnos de una veintena de colegios se citaron para manifestarse el jueves, a las 18:00, en la plaza del Estudiante en Santa Cruz.