Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Otro dirigente político ha sido asesinado en México. Miguel Ángel Licona Islas, exalcalde de Mixquiahuala (Hidalgo), ha sido baleado este miércoles en su domicilio, junto a su hijo, Miguel Ángel Licona Pérez. 


Los hechos se produjeron alrededor de las ocho de la mañana, cuando un grupo de hombres entraron en la casa de la familia Licona, según los primeros reportes. Los cuerpos de Licona Islas, de 82 años, y Licona Pérez, de 39, fueron encontrados con impactos de bala. La Procuraduría (Fiscalía) General de Justicia del Estado de Hidalgo ya ha comenzado las investigaciones para esclarecer el homicidio, pero no ha ofrecido más detalles. Una de las líneas de investigación de las autoridades es que los responsables pertenecen a un grupo de sicarios que mató a Licona Pérez cuando intentó defender a su padre. 

Licona Islas fue edil de 1991 a 1994 y perteneció al Partido Revolucionario Institucional (PRI). El expresidente municipal era cirujano gastroenterólogo y fue el primer director del Hospital General de Pachuca, la capital hidalguense. Es el segundo exalcalde asesinado en Hidalgo, en el centro de México, después de que el pasado 28 de octubre fue baleado Hermilo Bravo, expresidente municipal de Nopala.


Unas horas antes fue asesinado Sabino Mejía, director de Protección Civil del municipio de Santiago Ixcuintla, en el occidental Estado de Nayarit y miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD). El asesinato ocurrió este martes por la noche en su casa. Antes, en menos de una semana, fueron asesinados el alcalde de Petatlán, Arturo Gómez, y el aspirante al Gobierno de Atoyac, Adolfo Serna. Ambos sucesos se produjeron en Guerrero, una de las entidades más asoladas por la violencia. En Nochevieja fue asesinado Marino Catalán, aspirante a la alcaldía de Zihuatanejo, otro municipio de Guerrero. Serna estaba afiliado al PRI, mientras que Catalán y Gómez eran del PRD. 

Tan solo en 2017 han sido asesinados nueve alcaldes en funciones. Durante el sexenio del presidente, Enrique Peña Nieto, han muerto 23 ediles en activo, de acuerdo con un conteo de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) tras el asesinato de Gómez. La organización ha insistido en que es urgente un protocolo de seguridad para representantes municipales. Seis políticos.