Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El polémico exsheriff de Arizona, Joe Arpaio, anunció este martes su candidatura al Senado de Estados Unidos por ese Estado. El expolicía, de 85 años, fue culpado el año pasado por utilizar criterios racistas para detener a inmigrantes irregulares, en especial a los de origen latino. Pero su buena sintonía con el presidente, Donald Trump, le sirvió para lograr el indulto el pasado agosto, antes siquiera de recibir una sentencia firme.


“Seré candidato a las elecciones para el Senado de Estados Unidos por el gran Estado Arizona por una sola razón: para apoyar la agenda y las políticas del presidente Donald Trump en su misión para hacer América grande de nuevo”, anunció el exsheriff en un tuit el martes.

Arpaio, que durante 24 años fue sheriff del condado que engloba a Phoenix, Arizona, es conocido por su hostilidad hacia los inmigrantes y su duro trato a detenidos y prisioneros. Durante años se autocalificado como “el sheriff más duro de América”, responsable de convertir a sus agentes de policía en un cuerpo cuyo objetivo principal era expulsar a indocumentados. El alcalde de Phoenix le describió como “la persona más malvada que he conocido en mi vida”. Antes de que el presidente le concediera el perdón, se esperaba que cumpliera al menos seis meses de cárcel por desacato a las normas federales.

“Tengo mucho que ofrecer. Tendré que trabajar duro, no se puede tomar nada por hecho. Pero no estaría haciendo esto (presentarme como candidato) si pensara que no puedo ganar. No estoy aquí para poner mi nombre en los periódicos, eso ya lo tengo de todas formas”, afirmó Arpaio a The Washington Examiner, el primer periódico en publicar la información tras una llamada con el exalguacil. El exsheriff apoyó desde el principio al actual presidente, que planea construir un muro con México que pasaría por los Estados fronterizos, incluido Arizona.

El exsheriff, aprovechando el auge de Trump y la dura retórica antiinmigrante que propaga, tratará de ocupar el puesto del republicano Jeff Flake, que en los últimos meses se ha desmarcado del presidente. En la pugna por el asiento del Senado también habrá al menos dos rivales por el Partido Republicano, más allá de los contrincantes demócratas. Las elecciones se celebrarán en noviembre de este año por lo que todavía no hay favoritos en los sondeos.

7/TENDENCIAS/carousel