El Tigre se renueva con categoría

Miguel Terán  / La Paz
The Strongest renovó su equipo para la temporada 2018. Sumó   jugadores de gran categoría  con el objetivo de alcanzar el título nacional del primer semestre y así impedir que su rival de toda la vida, Bolívar, se consagre tricampeón, pero también para mejorar todo lo hecho hasta el momento en la Copa  Libertadores de América.

La contratación de Jhasmani Campos fue el gran batacazo que dio el Tigre en el mercado de pases, no sólo por la categoría que tiene el cruceño, sino también porque logró arrebatarle de las manos a la Academia, club con el que prácticamente ya tenía todo acordado.

Pero éste no fue el único fichaje rutilante para este año. La dirigencia logró hacerse de los servicios de Rudy Cardozo, quien llega a la entidad de Achumani con sed de revancha, luego de que Bolívar decidiera prestarlo a Portuguesa de Deportes y Wilstermann, al no tenerlo en sus planes.

Nuevo Tigre
El decano del fútbol profesional boliviano  reforzó prácticamente todas sus líneas. Integró a su equipo a futbolistas de experiencia como Francisco Rodríguez, Maximiliano Ortiz y Rodrigo Vargas Castillo.

Pero también pensó en el futuro, al incorporar a Ramiro Vaca, el jugador boliviano con mayor proyección, que fue figura de la Selección Sub-20 que a principios del 2017 jugó el Sudamericano de la categoría en Ecuador. En lo que se refiere a los refuerzos extranjeros, el entrenador tuvo la visión de sugerir la contratación de futbolistas que ya tengan experiencia de jugar en ciudades de altura, por lo que se integró al ecuatoriano Édison Carcelén, el colombiano Ibis Ibargüen y al venezolano Cristian Novoa. Con  Daniel Vaca y Pablo Escobar, el Tigre buscará ser protagonista con la base de un equipo que fue exitoso en los últimos años.

Ischia, un técnico de primer nivel
Con un plantel de primer nivel, los directivos de The Strongest  también decidieron incorporar un técnico de prestigio, como el argentino Carlos Ischia, quien el 2008 se consagró campeón con Boca Juniors y que, además, fue el asistente de Carlos Bianchi  en las épocas más gloriosas de Vélez Sarsfield y el club Xeneize. El reto del entrendor  rioplatense es conseguir que el decano del fútbol profesional boliviano  tenga lo más pronto posible una identidad de juego, que le permita pelear el título del torneo local y, en primera instancia, superar la primera fase de la Copa Libertadores de América.

Las  figuras atigradas

El ídolo del Club
Pablo Escobar es ese tipo de jugador que en cualquier momento hace algo diferente.

Uno de los emblemas
Daniel Vaca es titular indiscutible en el arco, por la seguridad que transmite a todo el equipo.

Un jugador diferente
Raúl Castro es uno de los líderes del plantel y un volante con mucho criterio para generar juego.

Comparte
Síguenos en Facebook