En el aeropuerto de El Alto llueve por afuera y por dentro

Cuando llueve o graniza, en el aeropuerto internacional  de El Alto, el agua no sólo cae afuera del edificio, sino que también dentro del hall principal ya que las goteras incomodan a los usuarios y locatarios de la terminal aérea, que hace dos años fue remodelada con una inversión de  49,1 millones de bolivianos (siete millones de dólares).


La madrugada del lunes, una breve granizada dejó sobre el techo del hall  una capa de hielo, que a primera hora de la mañana, al descongelarse, comenzó a filtrar agua por el techo, cayendo directamente sobre la plataforma donde se atiende a los pasajeros.

“Antes de que se haga la remodelación, por lo menos no entraba el agua. Desde que entregaron la nueva sala de recepción hay goteras y el viento se siente con fuerza aquí”, indicó la empleada de una tienda que se encuentra en el primer piso de la terminal.

Página Siete recorrió el aeropuerto la mañana del lunes, donde evidenció que el personal de limpieza secaba los charcos de agua que formaron las goteras.

Un funcionario de Servicios de Aeropuertos de Bolivia SA (SABSA), quien pidió no ser identificado, explicó que las goteras “no son muchas” y que las filtraciones ocurren porque “la infraestructura es nueva, está asentándose”.

No obstante, las personas consultadas por este medio señalaron que cuando llueve con intensidad o hay jornadas con mucho viento, resulta incómodo permanecer en el salón de atención a los pasajeros, ya que adentro hace tanto frío como afuera.

“Si se fija, el techo es como una batea, ya que no tiene declive, por eso se acumula el agua de lluvia y el granizo, entonces, es lógico que filtre y haya goteras”, manifestó un oficial de seguridad que trabaja en uno de los turnos de la terminal aérea.

Asimismo, quienes llegan a El Alto por primera vez o permanecen en el hall a la espera de la partida de su avión, buscan cobijo en las esquinas del salón, donde se encuentran los 30 mostradores dobles de facturación de la planta baja, para evitar exponerse a las corrientes de viento.

“Hay cruce de aire en toda esta área, por las puertas que se abren automáticamente y la corriente que baja desde el techo. Además, todo el día está encendida la calefacción, pero hay lugares bien fríos y otros calientes dentro del mismo ambiente”, apuntó una persona que se dedica a embalar y transportar el equipaje que le entregan los viajeros.

El 6 de enero en su cuenta de Twitter el experto en marketing y redes sociales, Martín Díaz Meave tuiteó un breve vídeo donde se observa en detalle cómo cae la granizada sobre el hall y en el segundo piso donde está ubicado el pasillo junto a varios locales comerciales. “En el aeropuerto de El Alto graniza afuera y graniza adentro. Maravillas de la ingeniería”, escribió.   

En diciembre de 2013, el presidente Evo Morales participó del inicio de obras del denominado Plan de expansión de la  terminal de pasajeros Aeropuerto Internacional  El Alto, que demandó una inversión de 49.104.239 bolivianos, financiados con recursos  de SABSA. 

El remozado aeropuerto fue entregado por Morales el 1 de julio de 2015, una semana antes de la llegada del papa Francisco.

La infraestructura

Recepción La planta baja del aeropuerto de El Alto cuenta con un hall con 30 mostradores dobles de facturación, 12 oficinas para las empresas aéreas, 13 espacios comerciales y una batería de baños.
Ambientes La planta alta  cuenta con 17 espacios comerciales,  patio de comidas con cinco concesionarios, 11 oficinas de aerolíneas.
Evento El presidente Evo Morales, en 2015, dijo que con la ampliación la terminal  es una de las mejores del país.

Comparte
Síguenos en Facebook