Estrangula a su mujer y encabeza una marcha entre lágrimas antes de confesar el crimen en Francia

Fueron una pareja «perfecta». Tirando de los hilos podridos del cadáver de la esposa se ha descubierto una historia de terror en Gray (sureste de Francia): una esposa violenta, un matrimonio «arreglando» sus diferencias a palos, un esposo que termina una disputa estrangulando a su mujer.

El cadáver de Alexia Daval (29 años) se descubrió el pasado 28 de octubre, en un bosque de las afueras de Gray. Su esposo, Jonathann Daval (34 años), comenzó por dar a la Policía la noticia de la desaparición de su mujer, hasta que, dos días más tarde, el cuerpo de Alexia fue descubierto «con signos de estrangulamiento» y parcialmente calcinado.

Siguieron semanas y meses de dudas, investigaciones, incluso manifestaciones de recuerdo. Su marido participó en sucesivas carreras populares de recuerdo, rompiendo en lágrimas en muchas ocasiones.

Los padres de Alexia Daval (i), junto a su marido y autor confeso de su asesinato, el pasado 8 de noviembre en Gray (sureste de Francia)-Afp

Lenta, pero implacable, la Policía prosiguió sus investigaciones, acumulando sospecha tras sospecha sobre la versión del esposo en lágrimas, llorando la muerte «inexplicable» de su mujer. La historia comenzó a cambiar de rumbo cuando unos testigos revelaron idas y venidas sospechosas.

Las contradicciones de Jonathann Daval y la revelación de sucesivos indicios acusadores culminaron la pasada noche del martes. El esposo terminó confesando que había asesinado a su mujer «por azar».

La confesión del asesinó cayó como una bomba entre familiares, amigos y conocidos. María, una amiga de los esposos Daval, declara a RMC: «¡Qué cosa tan espantosa! ¿Cómo ha podido besarme un personaje tan siniestro, al que había considerado un amigo? ¿Cómo abrazar llorando a la madre de su propia víctima? ¡Qué horror..!».
Cadena perpetua

Tras la confesión, uno de los abogados del asesino, Randall Schwerdorffer, ha dado nuevas e inquietantes informaciones: «La Policía sospechaba, desde hacía tiempo, que Alexia Daval había sido víctima de una disputa conyugal. La confesión del esposo confirma esa hipótesis. No pretendo defender un crimen. Solo deseo aportar informaciones… uno de los cónyuges era violento. Y no era el marido. La esposa podía decir y hacer cosas horribles durante sus disputas. Aparentemente, el marido puso fin a esas peleas de la manera más trágica». El asesino corre el riesgo de ser condenado a cadena perpetua.

Policías franceses junto a la casa de Alexia y Jonathann Daval, el pasado lunes en Gray-la-Ville-Afp

Comparte
Síguenos en Facebook