Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Beatriz Layme / La Paz
En sus 12 años de mandato continuo, el presidente Evo Morales brindó ayer su informe de gestión en un clima de agitación en siete regiones del país, que exigen ver la ley que abroga el Código del Sistema Penal y el respeto al resultado del 21 de febrero de 2016, cuando un 51,3% dijo No a la reelección.

“Hoy al fin todo el pueblo boliviano tiene la certeza de que somos un pueblo digno, la convicción de que somos un pueblo unido, cambiando con decisión hacia el futuro y destino de grandeza que nos merecemos todos”. Con esas palabras, el presidente Evo Morales intentó demostrar que existen suficientes razones para ser reelegido hasta el 2025.

El Jefe de Estado brindó su informe de gestión ante la Asamblea Legislativa, donde minutos antes de su discurso siete diputados de oposición -que instalaron hace 11 días un piquete de huelga de hambre- le exigieron a gritos una ley que abrogue el Código, respete el voto del soberano y la Constitución.

Colectivos organizaron el “cacerolazo” para exigir respeto al 21F. Foto: Sara Aliaga / Página Siete

Con la misma exigencia, sectores sociales de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Sucre, Potosí, Oruro, Tarija y Beni protagonizaron masivas marchas de protesta. En la sede de Gobierno, colectivos ciudadanos con cacerolas y ollas en mano salieron a las calles para exigir al mandatario respete el mandato de las urnas del 21F.

Mientras que en Santa Cruz, cívicos y agropecuarios con “el ‘tractorazo’ en defensa de la democracia” tomaron las principales avenidas cruceñas.

En el resto de las seis regiones, más de un centenar de personas enarbolaron la tricolor boliviana y exhibieron carteles de rechazo a una nueva repostulación de Morales y marcharon por las céntricas vías.

Un día antes, el mandatario intentó amainar las medidas de presión al anunciar que pedirá a la Asamblea Legislativa abrogue la norma penal cuestionada por diferentes sectores, como el de salud, transporte, trabajadores de la prensa, hasta por las iglesias Católica y evangélicas.

En ese marco, el Jefe de Estado afirmó que “en 12 años nunca tomamos una medida contra el pueblo, sí hubo errores, los reconocemos y los corregimos, somos humanos, nos podemos equivocar, lo que nunca vamos a hacer es quitarle al pueblo lo que ganó con su lucha, conciencia y sacrificio”.

El Presidente, de 58 años, se hizo de la silla presidencial en enero de 2006 y ganó holgadamente tres elecciones presidenciales consecutivas. No obstante, el 21 de febrero de 2016 perdió en el referendo, en el que buscaba habilitarse constitucionalmente a su cuarta reelección consecutiva.

Para los sectores movilizados, las palabras del Presidente “ya no son creíbles” porque en su afán de permanecer en el poder -consideran- violó la Constitución Política del Estado.

“Ojalá que nuestras autoridades entren en razón y el Tribunal Constitucional anule el fallo que atenta contra la decisión del pueblo expresada en el referendo del 21 de febrero de 2016”, sostuvo que líder cívico de Montero, Willam Perales.

A ello Franz Torres, delegado de colectivos ciudadanos de El Alto, manifestó que la “prioridad del presidente Morales debe ser la democracia, la alternancia y no así eternizarse en el poder. La administración del Estado debe ser rotatoria, ya que todos los bolivianos somos dueños de nuestra patria y la democracia es una forma de organización del Estado”, sostuvo. 

En tanto, el mandatario afirmó que durante su gobierno se alcanzó la soberanía política. “Desde el momento en que el pueblo entró al Palacio a gobernar, las decisiones políticas se toman aquí de manera libre y soberana en beneficio de todos, por eso recuperamos la soberanía política y pudimos librar nuestra segunda batalla que fue la de romper los brazos de dependencia que nos ataban a los poderes económicos internacionales y transnacionales, lograr nuestra segunda gran batalla nacional fue como fue nuestra liberación económica”, afirmó Morales.

En ese marco, el Presidente anunció, en su mensaje, cinco compromisos para el futuro inmediato. Prometió industrializar los recursos naturales, mejorar la calidad de justicia, salud, educación y reorientar el empleo hacia la juventud.

Diferentes sectores sociales anunciaron que continuarán con sus medidas de presión hasta ver la ley que abroga el Código y escuchar al presidente Morales desistir de su intención de postular en los comicios generales de 2019. Para hoy también está previsto movilizaciones.

Organizaciones afines al MAS se declaran en emergencia

Sectores afines al MAS en su paso por Palacio de Gobierno. Foto: Sara Aliaga /Pagina Siete

Las organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) se declararon en estado de emergencia por la defensa férrea del presidente Evo Morales.

“Repudiamos las movilizaciones de la derecha porque es más político, sin embargo, las organizaciones, el pueblo, estamos en estado de emergencia por la defensa de nuestro presidente”, informó Leonilda Zurita, asambleísta departamental de Cochabamba por el MAS.

En esa línea, un dirigente cocalero del trópico de Cochabamba señaló que “aquí se va a imponer la unidad del pueblo en defensa del mandatario” y que las protestas que organizan algunos sectores “no tienen validez”.

El secretario ejecutivo de la Federación Única de Trabajadores de Pueblos Originarios de Chuquisaca (Futpoch), Román Barrón, destacó los 12 años de gestión del presidente Morales y advirtió que defenderán en las calles la continuidad del procesos de cambio.

Autoridades del Gobierno consideran que hay una “conspiración de grupos de derecha” para impedir la cuarta reelección del presidente Morales.