Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Wara Arteaga Very  / El Alto
Después de 20 días, el médico Rafael Otazú, probó un bocado de comida. Al  igual que sus otros compañeros, que levantaron la huelga de hambre en uno de los hospitales de El Alto, se veía a feliz. 

“Nos levantamos contra el artículo 205, pero fuimos profundizando y vimos que hay otros artículos que también nos afectan y afectan a la sociedad. Son otras luchas”, indicó el galeno.  Explicó que la tarde del lunes aceptaron dejar la medida  luego de una consulta del Colegio Médico de El Alto.  

Después de las 11:00 de ayer, los siete médicos que integraban el grupo de huelga de hambre, recibieron comida  como  galletas, mazamorra y gelatina. Aunque en pequeña cantidad, todos los  alimentos fueron muy bien recibidos por los profesionales. 

“Pasé Navidad, Año Nuevo y mis cumpleaños en la huelga”, contó Otazú, quien en las últimas semanas se alejó de su familia para sumarse a las protestas. Dijo que se siente  alegre   porque luchó por su sector. Para este médico y sus compañeros,  la derogación del artículo 205 del nuevo Código Penal fue “un logro pausado”. 

“Hemos resistido por 47 días y los pacientes nos apoyaron, aceptaron la protesta y no reclamaron ante la falta de servicio”, dijo la delegada del Hospital Holandés, Malena Laura Gutiérrez. 

La autoridad explicó  que el sector se siente satisfecho por el  acuerdo, pero que en el lapso del paro se  observó  que hay otros artículos que perjudican al gremio. “Continuaremos con la lucha, ya no como sector salud, sino como ciudadanos, cada uno de manera independiente”, comentó.  

“Es una primera etapa lograda”, dijo  el presidente del colegio de odontólogos de El Alto, Alberto Ramírez, quien protagonizó uno de los piquetes de la huelga de hambre.  

En diciembre, el sector  salud de El Alto instaló los piquetes en el Hospital Boliviano Holandés de Ciudad Satélite.

7/TENDENCIAS/carousel