Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Después de 19 días de búsqueda,  la incertidumbre terminó  pero la impotencia apareció: Carla Bellot y Jesús Cañisaire fueron encontrados sin vida en una bóveda del río Orkojahuira, en el Barrio Gráfico.

Los hermanos León  los golpearon brutalmente, violaron a la joven y finalmente los asesinaron.

La autopsia realizada la tarde de ayer determinó que Jesús murió el 1 de enero, tiene una data de  muerte de 14 a 19 días; mientras que Carla perdió la vida nueve días después, al parecer estuvo retenida durante todo ese tiempo.

El doble crimen fue violento, sin piedad alguna, reveló el director de la fuerza anticrimen de La Paz, Jhonny Aguilera.

La detención de Israel León Fernández, el martes, fue la clave para dar con los cuerpos y conocer en detalle lo que pasó la madrugada del 1 de enero, desde que la pareja de jóvenes llegó a la discoteca ilegal Planta Baja.

León junto con su hermano Eliot, su hermana Mikaela y el esposo de ésta, Renzo Cáceres, llegaron al local, pagaron 35 bolivianos el ingreso -lo que para el resto de la gente costó 100 bolivianos- y se sentaron en una mesa.

En el lugar se encontraron con Jesús y Carla, que estaban en una mesa contigua y los invitaron a la de ellos. Fuentes de la Fiscalía sostienen que las víctimas conocían a Mikaela León y que ese nexo las motivó a ir luego con sus verdugos hasta la casa de Israel León, en la zona de San Simón.

En ese domicilio, según la FELCC, todos consumieron bebidas alcohólicas y Jesús se durmió. “Ese momento fue aprovechado por los hombres de ese grupo para efectuar una vejación sexual. Jesús reaccionó y quiso defenderla, pero recibió un golpe (en la cabeza) y le provocó una hemorragia”, contó Aguilera.

Este hecho fue observado por Mikaela León y otra mujer, de quien no se quiso dar su nombre. Los León golpearon brutalmente a Jesús hasta provocarle una hemorragia cerebral, fractura de huesos craneales, un traumatismo de cráneo abierto y lesiones en otras partes de su cuerpo.

De acuerdo a la autopsia, Carla siguió con vida unos nueve días más, los autores del crimen la retuvieron para violarla, la golpearon en varias partes de su cuerpo, en especial en la cabeza, lo que le causó un edema cerebral y un traumatismo de cráneo cerrado.

En un principio, la Policía informó que ambos jóvenes fueron estrangulados con un cinturón.

El fiscal departamental, Edwin Blanco, contó que los hermanos León se dedican, entre otras actividades, a la albañilería y usaron una especie de barreno para golpearles en la cabeza.

Posteriormente consiguieron alambres de construcción para atarles de manos y pies, los envolvieron en bolsas de yute y los fueron a dejar a la bóveda del río. No se estableció si Jesús fue abandonado ahí primero o fueron llevados los dos juntos.

A las 11:30 de ayer, efectivos policiales y los fiscales asignados al caso encontraron los cadáveres a 150 metros adentro del embovedado. 


Los hallazgos esenciales


Después de la detención de tres mujeres, dos de ellas vinculadas al chip y al celular de la pareja que seguía desaparecida, se dio con Israel y Mikaela León, esta última se apropió del celular de Jesús el 1 de enero.

El aparato se encendió días después de la desaparición y su señal permitió a la Policía identificar dónde estaba. 

Asimismo, fue detenida Carla Mayta, amiga de Mikaela León, ésta la llamó para que vaya a recoger el aparato que lo tenía oculto en un sauna de Villa Fátima. El esposo de Carla, identificado como Álex, encontró los lentes de Jesús en el sauna junto con el móvil. Esta última pareja tiene vínculos con los hermanos León.

“Asumimos que Carla Mayta y Álex no estaban en el momento inicial del hecho (crimen)”, aseguró el director de la FELCC.

El director de la Dirección de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) resumió que los operativos que permitieron dar con los hermanos León fue a través de “una inteligencia electrónica” con base en los flujos de la señal de los celulares, la migración del chip del celular de cada víctima y posteriormente varias identificaciones hasta llegar a los cuerpos”, explicó.

Los principales implicados en el asesinato de Carla y Jesús son cuatro, tres hermanos León y el cuñado, sin embargo, la familia está compuesta por siete hermanos. La Policía no descarta que los otros también estén involucrados en el doble crimen debido a que uno de los mayores tiene antecedentes por violación.

Por su parte, el fiscal Blanco confirmó que si bien se inició la investigación por el delito de trata y tráfico, ahora los tipos penales se ampliarán a asesinato y feminicidio.

El desenlace de la búsqueda de la pareja causó indignación en la población, tanto que hasta el presidente Evo Morales dijo estar consternado y pidió justicia. “Toda nuestra solidaridad a sus familias.

Que se investigue, se aprehenda y sancione drásticamente a los autores de este crimen con todo el peso de la ley”, escribió en su cuenta de Twitter.

Los familiares de Jesús y Carla mantenían la esperanza de que los cuerpos que habían ingresado a la morgue cerca del mediodía de ayer no fueran de ellos. 

Después de identificarlos la rabia e impotencia crecieron. A las 21:00 los amigos de la pareja llegaron hasta Planta Baja y destruyeron parte de la puerta y el ingreso; el cartel del local estaba con luces.

Casi al mismo tiempo, los familiares fueron a las FELCC para pedir justicia.

Jesús y Carla vivieron 12 años de una relación en la que reinaba la armonía, esa que fue arrebatada hace días. Sus cuerpos yacen en la Funeraria Valdivia, están lado a lado. Ahora descansan juntos, como siempre estuvieron.


Un sueño truncado: en junio iban a vivir juntos 

Con 12 años de relación Carla Bellot y Jesús Cañisaire eran un referente como pareja. Se conocieron cuando tenían 13 años de edad en el colegio Pedro Poveda y desde entonces, al margen de ser compañeros de curso, fueron compañeros de vida. 

Pero no sólo los unió el colegio, ambos vivían en la zona San Isidro, pues la familia de Carla se mudó al barrio hace poco, pero antes los muchachos se fueron a vivir juntos a una habitación.

Su idea era quedarse ahí por un tiempo, pero el espacio era muy reducido, entonces Carla decidió volver con su familia hasta poder establecerse en un mejor lugar con Jesús.

Los jóvenes planeaban irse a vivir juntos en junio de este año, contaron los familiares. De hecho, la madre y una de las hermanas de Carla se mudarían con ellos. Pensaban encontrar algo más grande que una habitación en anticrético. 

Pensaban casarse a fin de año, sus familias eran unidas. Jesús y Carla siempre estaban en ambos hogares en ocasiones especiales y también en días ordinarios. Salieron juntos el 1 de enero y su idea era regresar también juntos, pero no fue así. Los mataron a golpes. Su unión en vida trascendió más allá de la muerte.


Carla, la joven a la que le gustaba cantar


Carla Bellot era una joven alegre y le gustaba tener amigos, a quienes conservaba desde el colegio. A sus 25 años no perdía la oportunidad de cantar con ellos o con sus familiares en karaokes o en su casa. Nació el 3 de octubre de 1992 y era contadora, trabajaba en Gestión y Soporte de Proyectos Jesús del Gran Poder S.A. 

Carla era la mayor de cinco hermanas, le gustaba ayudar a su mamá en todo, le acompañaba en las diferentes actividades que tenía.

Le encantaba salir a comer, su plato preferido era la salchipapa.

El año pasado había anunciado a su familia que este año se iba a ir a vivir con su novio. Esperaba que Jesús salga profesional. Carla es recordaba por sus amigas como una muchacha muy alegre.


Jesús, entre el tinku y la ayuda a su mamá

Él era un gran bailarín. Así lo recuerdan sus familiares que comentan que este año Jesús Cañisaire había invitado a su novia Carla a bailar en la fraternidad Tinkus Wistus de la UMSA, de la cual formaba parte hace tiempo. Pero nunca se supo si la joven aceptó.

El muchacho de 25 años nació el 29 de julio de 1992, conoció a Carla en el colegio Pedro Poveda.

Jesús iba a salir profesional este año, estudiaba Economía en la UMSA, aún no trabajaba, sin embargo, colaboraba a su madre en la fabricación de mandiles.

Él era el cuarto de cinco hermanos, tres hermanas mayores que él y uno menor. Gabriela Cañisaire, una de las mayores, lideró la búsqueda desde el primer día, hoy llora la muerte de su Jesús.


19 días de angustia
La pareja fue encontrada muerta luego de 19 días. El punto de partida para dar con Carla y Jesús fue la discoteca Planta Baja, donde ambos pasaron Año Nuevo.

01/01/18 Después de las 2:00, Jesús Cañisaire y Carla Bellot llegan a la discoteca ilegal Planta Baja para celebrar Año Nuevo. Estuvieron acompañados de sus amigos. 
04/01/18 La investigación apunta a la discoteca Planta Baja. La administradora del local declara ante la Fiscalía. La Policía establece que las cámaras no funcionan.
05/01/18 La pesquisa se cierra a la discoteca, se confiscan equipos, se hace una reconstrucción, se realiza la prueba de luminol, entre otras pericias.
06/01/18 La Policía detiene a una banda de atracadores que operaba en centros de diversión del centro de La Paz. El operativo se dio durante la búsqueda de la pareja.
09/01/18 La Fiscalía encuentra un pasaje alterno de la discoteca, está en la calle Graneros. Se presume que la pareja salió por ahí. No hay ninguna pista de ellos.
10/01/18 Tres mujeres son detenidas: Graciela Cuti, Josseline Quisbert y Olga Cuti. Las dos primeras con indicios de tener el chip de Jesús y el celular de Carla, respectivamente.
15/01/18 Un operativo termina con la detención de Johnny Siñani y Agustín Cruz. El primero tuvo el celular de Carla y lo vendió, y también tenía el chip robado de Graciela Cuti.
16/01/18 Cae Israel León, quien tiene el celular de Jesús y estuvo en la discoteca esa noche. Él estuvo en el local con su hermano, su hermana Micaela y el esposo de ésta.
19/01/18 Un operativo en el río Orkojahuira, a la altura del Barrio Gráfico, da con los cuerpos de Carla y Jesús, envueltos en una bolsa de yute y adentro del embovedado.