Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Claudio Grossman, concedió el martes en declaraciones a la prensa de su país que, eventualmente, el fallo del alto tribunal de La Haya respecto del juicio marítimo instaurado por Bolivia implicaría "cambios de cierta naturaleza".

"Lo que está en juego no es un pedazo de territorio chileno" sino "cambios de cierta naturaleza", tal vez en la frontera marítima de su país, sostuvo.

Bolivia apeló a la CIJ para que Chile honre una veintena de promesas y compromisos de Estado que asumió durante el siglo XX respecto de la demanda boliviana por una salida soberana al mar y se avenga a una negociación de buena fe y con efecto vinculante para restaurar la calidad marítima de su vecino andino-amazónico.

Chile adhirió a su soberanía territorial 400 km de litoral y 120.000 km2 de territorios de desembocadura de Bolivia en 1879, tras invadir militarmente el entonces puerto boliviano de Antofagasta. 

El tratado de paz y límites de 1904, que La Paz denuncia de injusto, incumplido e impuesto, sentenció a la mediterraneidad a Bolivia.

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, designó el martes canciller a un escritor y académico, Roberto Ampuero, dueño, en principio, de un perfil más contemporizador que sus antecesores Alfredo Moreno (2010-14)y Heraldo Muñoz, que dejará sus funciones el 11 de marzo que viene cuando asuma el nuevo gobierno de La Moneda. 

En un su mensaje informe a la nación boliviana, el lunes, Morales dijo que "es tiempo de que Bolivia y Chile sanen sus viejas heridas, en alusión a la llamada guerra del Pacífico, y reafirmó su optimismo en un fallo de la CIJ contribuya a la paz e integración de dos pueblos enfrentados por un conflicto marítimo desde finales del siglo XIX.

"Abrigamos la certeza que este año recibiremos una decisión favorable en la Corte Internacional de Justicia en la causa marítima, la causa que nuestro Gobierno llevó hasta un fuero internacional, no como un acto hostil ni de provocación; más bien, como un reconocimiento a la importancia de la solución pacífica y a la justicia", afirmó.

Bolivia y Chile pleitean desde abril de 2013 en La Haya.

En su Memoria presentada en 2014, Bolivia no aludió el Tratado, cuya intangibilidad defiende Chile con los dientes, sino, en base de una derivación del pincipio de derecho internacional Pacta sunt servanda (lo pactado o comprometido obliga) honrar sus promesas u ofertas unilaterales incumplidas de Estado, una veintena entre 1920 y 1976, de ceder una salida soberana marítima a Bolivia./ABI
7/TENDENCIAS/carousel