La abrogación, el tercer retroceso de Evo con el Código

En medio del paro indefinido del sector salud, el 15 de diciembre de 2017 el presidente en ejercicio Álvaro García Linera   promulgó el Código del Sistema Penal porque Evo Morales se encontraba de viaje.

Después de la promulgación de la norma, los profesionales en salud radicalizaron sus medidas de presión en diferentes regiones del país, pese a las fiestas de fin de año los médicos no cedieron.

Pasaron más de 40 días y las marchas de galenos continuaron. A las movilizaciones se sumaron el sector del transporte pesado, organizaciones religiosas, trabajadores de la prensa  y otros sectores  que también rechazaron artículos de la norma. 

El 4 de enero, el presidente Morales decidió dar un paso atrás, tomó la determinación de derogar los artículos 205 y 137 del Código, como demandaron los profesionales en salud.

Esa acción no fue suficiente, otros sectores exigían al Gobierno  también ser escuchados. La Central Obrera Bolivia, Derechos Humanos y organizaciones sociales que reactivaron la Conade  pidieron la abrogación  del Código y respeto al voto del 21 de febrero de 2016, cuando un 51,3%  dijo No a la reelección.

Las autoridades del Gobierno defendieron la norma, pero ante la presión    el 15 de enero el mandatario se abrió a modificar más artículos del Código.  

Eso no fue suficiente, la COB convocó a un paro general y los cívicos realizaron paros escalonados y en medio de esas convocatorias Morales retrocedió por tercera vez y decidió abrogar en su totalidad el Código.

El expresidente Jorge Tuto Quiroga consideró que el vicepresidente Álvaro García Linera  es el responsable, porque él gobierna, decide, aprueba el Código Penal, lo promulga y declara la guerra. “Después manda al Presidente a BTV a claudicar”, dijo Quiroga al señalar que  García “está engañando a Morales”.

Comparte
Síguenos en Facebook