Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
América Latina entra este año definitivamente en la senda de la recuperación económica, tras la crisis en gran medida provocada por la caída de los precios de las materias primas. A la contracción del PIB de la región en un 0,7% de promedio experimentada en 2016, siguió un alza del 1,3% en 2017; en 2018 la expansión puede ser de alrededor de un 2%. Así, para este año, la CEPAL proyecta un 2,2% y el FMI un 1,9% (si bien apunta a un 2,6% para 2019).

Las cifras, con ser positivas, se sitúan por debajo del crecimiento de la economía mundial, que en 2018 tendrá un avance generalizado y puede crecer en torno al 3%. La pésima situación económica de Venezuela lastra los datos de la región: si se excluyera ese país del cómputo, el crecimiento latinoamericano sería este año del 2,5% y el próximo del 2,8%, de acuerdo con el FMI.


El mayor alza corresponde a Centroamérica, cuya economía crecerá este año un 3,9%, impulsada por la buena marcha de Estados Unidos, donde se espera un efecto positivo de las medidas fiscales aprobadas por la Administración Trump. En América del Sur el repunte de los precios de las materias primas está suponiendo un incremento de las exportaciones, por lo que su economía crecerá el doble que el año pasado, con un salto del 1,5% (del 2,4% sin contar a Venezuela).

Muy mal Venezuela, bien Argentina y Brasil

El régimen de Nicolás Maduro continuará hundiendo la economía venezolana. El FMI estima que esta sufrirá una nueva contracción del 15%, una cifra similar a la experimentada en 2016 y en 2017. Desde 2013 la contracción acumulada del PIB habrá sido del 50%, algo que solo ocurre en países que sufren la devastación de un grave conflicto armado. El FMI proyecta además que la inflación en Venezuela habrá superado un 2.400% en 2017 y alcanzará un 13.000% en 2018. Los cálculos son aún mucho mayores cuando se realizan tiendo en cuenta el tipo de cambio de la moneda en el mercado negro.

Como indica Alejandro Werner, jefe del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, la recuperación ya ha llegado a economías determinantes de Suramérica, que se ven alentadas por el aumento del consumo interno. Frente a la contracción del 2,2% sufrida por Argentina en 2016, la economía de ese país creció un 2,8% en 2017 y en torno a esa cifra se moverá estos dos próximos años. En cuanto a Brasil, su economía volvió a los números positivos en 2017 (1,1%) y continuará subiendo en 2018 (1,9%).

Por su parte, México, con una previsión de crecimiento para este año del 2,3% , se beneficiará «del aumento de crecimiento en Estados Unidos, si bien la incertidumbre que rodea el desenlace de las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las elecciones presidenciales de julio obstaculizará el crecimiento a corto plazo», afirma Werner. La subida del precio del petróleo está ayudando también a la recuperación de Colombia y Ecuador (con crecimientos del 3% y del 2,2% para este año, respectivamente); el alza del precio de los minerales permitirá a Perúsostener un crecimiento del 4%.

Aumentan las exportaciones

América Latina ha reducido en 2017 su déficit primario (-0,8%), sobre todo debido a una desaceleración del gasto público, como indica un informe de la CEPAL. La deuda pública quedó en un 38,4% del PIB, y la inflación se moderó casi tres puntos, hasta el 5,3%.

La CEPAL enmarca la mejora de las magnitudes económicas latinoamericanas en el clima favorable de la economía mundial. No obstante, también apunta riesgos, prevenientes igualmente del contexto internacional. Uno de ellos es la reversión de las políticas monetarias de expansión cuantitativa en Estados Unidos, Europa y Japón, que puede atraer hacia esos mercados fondos que habían buscado rentabilidad inversora en países emergentes. También las tentaciones al proteccionismo pueden erosionar la apuesta por los intercambios comerciales.

En relación al comercio internacional, un informe del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) ha subrayado la importante recuperación de las exportaciones latinoamericanas, que en 2017 crecieron un 13%, frente a la contracción de los años precedentes (-14,8% en 2015 y -3,3% en 2016). Esto vino marcado por el aumento del precio de las materias primas, como indica el hecho de que las exportaciones latinoamericanas a China crecieran un 30%.