Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
En un gesto de enorme simbolismo impensable hace solo un mes, las dos Coreas desfilarán juntas en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebrarán en febrero en el Sur. Según informa la agencia de noticias Yonhap, así lo han acordado este miércoles las delegaciones de ambos países, que se han vuelto a reunir en su frontera cerrada de Panmunjom, en pleno Paralelo 38, para seguir su deshielo olímpico.

Tras el encuentro de la semana pasada, el primero que mantenían desde diciembre de 2015, las dos Coreas han concretado la participación del Norte en estas Olimpiadas invernales, que tendrán lugar en la ciudad surcoreana de PyeongChang del 9 al 25 de febrero. Un evento que está sirviendo para acercar a estos dos países hermanos, que siguen técnicamente en armas porque la guerra que les enfrentó entre 1950 y 1953 terminó con un armisticio, pero nunca llegaron a firmar un acuerdo de paz.

Dejando a un lado aquella herida de la Guerra Fría, que sigue abierta por la división de la Península Coreana en el Paralelo 38, el régimen del joven dictador Kim Jong-un y el Gobierno del presidente Moon Jae-in intentan un acercamiento después de dos años de tensión militar. Recurriendo de nuevo a su «diplomacia atómica», el régimen estalinista de Pyongyang aboga ahora por la distensión tras sus continuos lanzamientos de misiles y sus dos ensayos nucleares de los dos últimos años.

Además de desfilar bajo una misma bandera, jugadoras norcoreanas se integrarán en el equipo femenino del Sur de hockey sobre hielo, lo que no ha sentado nada bien a su entrenadora porque tendrá que renunciar a algunas de sus figuras. Al margen de esta polémica que mezcla lo deportivo y lo político, Corea del Norte podrá lucir ampliamente su presencia en PyeongChang.

Para esta cita, solo se ha calificado una pareja de patinadores norcoreanos, cuyo plazo para registrarse en los Juegos expiró en octubre. Pero el régimen de Kim Jong-un enviará una amplia delegación que contará con altos representantes políticos, hinchas, periodistas y un grupo de 230 animadoras, así como un equipo de 30 luchadores de taekwondo para hacer una demostración de este deporte nacional. Corea del Norte también quería mandar un conjunto artístico para mostrar la cara amable del régimen de Kim Jong-un.

Por la ruta de Kaesong
Dicha delegación cruzará al Sur por la frontera oeste del Paralelo 38, en concreto por la carretera que pasa por el polígono industrial de Kaesong, clausurado desde 2016. Aunque la frontera entre ambos países está cerrada y cortada por la Zona Desmilitarizada, una tierra de nadie plagada de alambradas y minas, la ruta de Kaesong será reabierta de nuevo para permitir la llegada de la comitiva olímpica norcoreana.

El sábado, delegaciones de ambos países se reunirán con el Comité Olímpico Internacional (COI) en la ciudad suiza de Lausana para cerrar los detalles de esta participación. Como Corea del Norte boicoteó los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, será la primera vez que acuda a unas Olimpiadas en el país vecino.

Pero no la primera ocasión que las dos Coreas marchen bajo una misma bandera, pues ya lo hicieron en los Juegos Olímpicos de Verano de Sidney 2000 y Atenas 2004, así como en los de Invierno de Torino en 2006. Enarbolando una bandera blanca donde aparece la Península Coreana en azul, ambos países también han desfilado conjuntamente en dos Juegos Asiáticos de Verano, otros dos de Invierno, una Universiada y unos Juegos de Asia Oriental. La última vez que lo hicieron fue en 2007, durante los Juegos Asiáticos de Invierno de Changchun, en China. Once años después, llega otra oportunidad para que sus deportistas vuelvan a desfilar cogidas de la mano, y además en Corea del Sur.

7/TENDENCIAS/carousel