Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La intensidad de las lluvias causó severas inundaciones en al menos tres departamentos de Bolivia, donde existen cientos de viviendas afectadas, evacuaciones y declaratorias de alerta. La subida de aguas comenzó en las cuencas altas, en el sur del país, y ahora amenaza las cuencas bajas.

En Beni, por ejemplo, pobladores de Loreto comenzaron la evacuación de su ganado a zonas altas ante la inminente subida de las aguas, que en la región de El Chaco y en Potosí ya anegaron varias poblaciones y pusieron en riesgo a miles de habitantes.

Es el caso de Villamontes, en el chaco de Tarija, donde una fisura en la presa Chimeo, donde el agua superó la altura del dique, puso en riesgo a un poblado de aproximadamente 2.000 habitantes.

Ante el peligro, autoridades locales y nacionales trabajan en el control permanente de la zona y evacuaron a los pobladores de las zonas en mayor riesgo. Al mediodía el gobernador regional José Quecaña y las autoridades de la jurisdicción de Yacuiba hicieron un recorrido por las presas Caigua y Chimeo, con el propósito de evidenciar riesgos de un posible colapso de los diques de contención de agua.

Derrumbes en la carretera hacia el Chaco afectaron a vehículos que ciurculaban por la zona.

Poco después el Ministerio de Defensa informó que la situación está controlada, pero las autoridades locales mantienen la alerta roja en la zona y activaron un Centro de Operaciones de Emergencias (COE) con el propósito de articular esfuerzos para enfrentar los efectos y daños ocasionados por las intensas precipitaciones pluviales.

Un puente caído y decenas de damnificados en Tupiza

En Tupiza, capital de la provincia Sud Chichas del departamento de Potosí, el desborde del río del mismo nombre dejó decenas de viviendas afectadas por la crecida del afluente y el puente colgante se desplomó.

Personal de la Alcaldía y efectivos militares de la Décima División del Ejército, acantonada en la región, realizaron tareas de rescate de damnificados y traslado de sus pertenencias. Las personas afectadas fueron evacuadas al coliseo Moisés Terrazas de la localidad sureña.

Las fuertes lluvias derivaron además en la pérdida de una parte de la plataforma de la carretera Tupiza-Atocha y los barrios más afectados son: Quechisla, Chajrahuasi, zona el vivero, Villa Florida y Villa Fátima.

Graves daños causaron las riadas en Tupiza. Pobladores de la zona temían que hayan fallecido dos personas

De acuerdo con reportes de medios locales, las lluvias y riadas provocaron daños en diques de cola de las minas asentadas al norte de Tupiza, por lo que se teme que el agua que está llegando a la ciudad esté contaminada.

El gobierno local aún trabaja en la cuantificación de los daños y preliminarmente no se conoce de víctimas fatales de la inusual crecida del río que atraviesa la población chicheña.

Loma Linda se inundó en Cochabamba

Ya en el centro del país, la zona de Loma Linda, en el municipio de Vinto, quedó inundada por la crecida de las aguas de un río que se encuentra en el lugar y dejó 28 viviendas completamente inundadas y 123 damnificados directos, reportó el ingeniero Cristian Salguero, secretario técnico de ese municipio.

De acuerdo al sargento de la Policía Richard Coronel, quien trabajó en la zona rescatando a las víctimas, el agua subió una altura de dos metros y medio y hasta entrada la tarde algunas personas se resistían a dejar sus viviendas pese al riesgo de que se desplomen.

Habitantes de Loma Linda, en Vinto, Cochabamba, evacuados por efectivos de la Policía

“Hace 30 años que no veíamos este tipo de la crecida del río”, comenzó la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, al realizar cerca al mediodía una primera evaluación de lo que había ocurrido en este lugar.

La Razón constató que policías y personal del grupo SAR trabajaron en el lugar rescatando a los damnificados con la ayuda de neumáticos para que no caigan al agua.

Alerta en Beni

El agua acumulada en las cuencas altas ahora comienza a bajar, lo que activó las alertas en el norte del país. En Beni, en el municipio de Loreto, por ejemplo, los pobladores comenzaron a trasladar a su ganado hasta zonas altas para evitar pérdidas

Pobladores de Loreto, en el departamento de Beni, trasladan a su ganado a zonas altas.

Fotografías compartidas por la Alcaldía de esa localidad muestran cómo los ganaderos llevan a su ganado a zonas altas, en algunos casos con dificultades por el agua que ya se encuentra acumulada en varias zonas.

El pronóstico no es alentador

La alerta es permanente, más después de que el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) declarara el martes, horas antes de las riadas en Tupiza y Villamontes, alerta naranja por la subida de los niveles de 18 ríos en el país.

Los afluentes con ese riesgo permanente hasta el viernes son el Pilcomayo, Carapari, Machareti, Huacaya, Yapacaní, Piraí, Ichilo Chapare, Ivirgarzama, Chimoré, Isiboro Sécure, Tijamuchi, Alto Beni, Tipuani, Mapiri y Coroico

La pronosticadora de esa entidad Ana Mendoza explicó, en declaraciones a la red Patria Nueva, que los elevados niveles de precipitaciones pluviales dan lugar esa alerta. “Se esperan ascensos de nivel con posibles desbordes que estarían afectando a las poblaciones cercanas”, dijo.

Sin embargo, los pronósticos para los próximos días en el sur del país son alentadores. “Del centro hacia el sur del país tendrían una mejora considerable con cielos nubosos y poco nubosos con ascensos de temperaturas”, complementó.

En el resto de las regiones, como el altiplano, los chubascos aislados serán el común. “Todavía el fin de semana vamos a continuar con lluvias y tormentas eléctricas temporalmente de fuertes en el norte de Beni y Pando”, informó Mendoza. 

7/TENDENCIAS/carousel