Los empleos que desaparecerán en próximos años

Hay 34.528 robots en España. Aún son pocos. Aún: uno de cada diez empleos se automatizarán en los próximos años, afirma OBS Business School. Es una amenaza que ha existido desde la introducción de las máquinas en las fábricas, pero ahora tiene características distintas. Se da a una alta velocidad, en un mundo más interconectado y con innovaciones que se extienden muy rápido.

La clave para no quedar atrás es prepararse. El primer paso es la educación, cada vez más orientada al mercado laboral, adaptándose a sus cambios. Reciclarse continuamente, apuntan los expertos. El 85% de los empleos que habrá en 2030 todavía no se han inventado, en base a datos del Institute for the Future for Dell Technologies.

Los empleos que desaparecerán

Según compendia un informe de OBS, los empleos que más riesgo corren por el impulso tecnológico salpican a varias áreas. De lo más afectado será el personal que trabaja de cara al público: televendedores, personal de atención presencial al cliente, secretarios, empleados de banca, recepcionistas, cajeros, traductores, vendedores de prensa y libros, agentes de viajes, empleados de lavanderías... La tecnología reemplaza poco a poco sus lugares.

Igual pasa en el transporte. Con el empuje de la conducción autónoma, desaparecerán taxistas y conductores. En el tren y el metro, los maquinistas. En el mundo de las finanzas y jurídico sufrirán los contables, brokers y agentes de seguros, los despachos de abogados y asesores jurídicos. Las operaciones en bolsa con robots son cada vez más comunes.

En la industria, donde las grandes máquinas se van abriendo paso, podrían ser los últimos días para portadores de carros en la minería, trabajadores agrícolas, fabricantes de moldes de plástico y metales.

Ya han desaparecido empleos como empleados de venta de billetes en las estaciones, los revisores en los vagones, los cobradores de recibos de las compañías... “Aunque en los países más desarrollados han dejado de existir determinadas tareas, como profesión, algunas personas han incorporado nuevas funciones, por iniciativa propia si trabajan por cuenta propia o porque su jefe o cliente se las ha encomendado”, plantea el informe.

“A nivel personal, es imprescindible mantener una actitud de apertura y adaptación al cambio. Millones de profesionales han sabido continuar su vida laboral”, apunta en las conclusiones.

Los empleos que se crearán

En cualquier caso, no hay que temer una pérdida masiva de empleos. Según McKingsey Global Institute, entre 1970 y 2015 los ordenadores destruyeron 3,5 millones de empleos en Estados Unidos. A su vez, crearon 19,3 millones nuevos. La balanza arroja una cifra muy positiva.

¿Dónde hay más esperanza en el empleo? Faltarán manos para cuidar de las personas en una sociedad cada vez más envejecida. “El desarrollo tecnológico, el crecimiento económico, mejoras en la sanidad, aumento de la esperanza de vida y otros factores están comportando el aumento de empleos asociados con la calidad de vida de las personas. Es el caso de asistentes sanitarios, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, peluqueros, enfermeros, psicólogos, dentistas, profesores de infantil, nutricionistas, etc.”. La salud es el futuro.

Fuente: La Vanguardia
Comparte
Síguenos en Facebook