Los opositores se enfrascan en una “guerra” por cargos

Página Siete y ERBOL  / La Paz
Por otro año consecutivo, la oposición en la Asamblea Legislativa Plurinacional se enfrascó en una pelea por cargos en las directivas camarales y jefaturas de bancada.

La “guerra” de acusaciones  profundizó la división interna en Unidad Demócrata (UD) y Partido Demócrata Cristiano (PDC). Este último, a pesar de tener pocos diputados, enfrenta mucho problemas.

La falta de acuerdos obligó ayer a suspender la sesión en la Cámara de Diputados, mientras el oficialismo mira de palco la disputa entre opositores, cuyas acusaciones alcanzaron también al Senado, donde la designación y elección de miembros de la directiva, jefatura de bancada, comisiones y comités fue resuelta sin mayores dificultades.

El problema es que cada cambio de legislatura la oposición se divide porque los titulares echan mano de los suplentes para armar un bloque sin el consentimiento de los operadores políticos más cercanos a la jefatura nacional de cada partido. 

UD está conformada por Unidad Nacional de Samuel Doria Medina; Movimiento Social Demócrata (MDS) de Rubén Costas y el MNR con representación parlamentaria, pero con una jefatura nacional que no influye en lo más mínimo al atravesar su propia crisis.

El diputado Norman Lazarte logró el respaldo de algunos de sus colegas para postularse a la jefatura de bancada por UD en Diputados, pero se chocó con la candidatura de Gonzalo Barrientos, que tiene el respaldo de los “jerarcas” tanto de UN como del MDS.   

Lazarte acusó al senador Óscar Ortiz de manipular el apoyo de diputados a favor de Barrientos, pero Ortiz le devolvió la gentileza al considerar que Lazarte puede ser funcional al MAS.

“Hay un sector de parlamentarios que quiere aparecer con la vieja usanza política, con la imposición de candidaturas, con la presión a los diputados para que acatemos de quién debe ser el jefe de bancada, y cuando hay diputados que queremos  representar por consenso, es tachado, discriminado y acusado de negociar con el MAS”, declaró.

Las diputadas Jimena Costa y Fernanda San Martín,  de Unidad Demócrata (UD), revelaron que al interior de esta bancada opositora hay extorsión y acoso político contra las mujeres por parte  de Ortiz y Arturo Murillo.

Costa dijo que varios legisladores apoyaron en primera instancia a Lazarte, pero por presiones políticas y  extorsiones que vienen desde el Senado  declinaron su apoyo.

Comparte
Síguenos en Facebook