Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El saludo a la entrada del Elíseo fue muy fraternal, la reunión se prolongó durante más de una hora y la cita parisina concluyó con una cena de parejas en un restaurante de lujo de la capital francesa. Pero el regusto debió ser un tanto amargo para el presidente argentino, Mauricio Macri, que no logró este viernes destrabar las reticencias de su anfitrión francés, Emmanuel Macron, en torno al ansiado acuerdo comercial entre Mercosur y la Unión Europea, en el que Francia sigue siendo un obstáculo poderoso.

Los presidentes Emmanuel Macron y Mauricio Macri en el Elíseo LUDOVIC MARIN / POOL EFE

La puerta no está cerrada del todo y Macron quiso dejarlo claro. “Hay una voluntad común de dar un mandato claro a los negociadores” para continuar con el proceso, aseguró Macron en rueda de prensa conjunta con Macri. Sobre todo, subrayó, porque se trata de un acuerdo “pertinente” que “debe ser apoyado”, ya que permite un acercamiento “mutuamente beneficioso”, subrayó el presidente francés tras la reunión con su par argentino, en la que participaron los ministros o altos representantes de Economía, Agricultura y Exteriores de ambos países. Dicho lo cual, continuó Macron, durante la entrevista le explicó a su par argentino “claramente las preocupaciones de Francia, especialmente sobre el tema de la carne porque hay intereses franceses a defender una gran sensibilidad” en torno al tema, insistió.

Los planes de Macri de lograr concluir a finales de 2017 diciembre una negociación que duran ya varias décadas se vieron frustrados. Y el tiempo corre en su contra. A Argentina le urge cerrar un acuerdo lo antes posible, sobre todo por la presión que suponen las próximas elecciones en Brasil y Paraguay que podrían cambiar los equilibrios en el bloque sudamericano y complicar más aún el trato con Europa.

Tras la vía libre de Alemania, Francia queda como la última gran traba de este lado del Atlántico a la firma del tratado del acuerdo de la Unión Europea con Mercosur. Macri, que llegó la noche del jueves a París procedente de Davos,aseguró en el foro económico celebrado en la localidad suiza que se está “cerca, muy cerca” de un acuerdo y que esperaba “buenas noticias” sobre el tema durante su cita con Macron en el Elíseo.

Sin embargo, casi al mismo tiempo, Macron, en un discurso ante agricultores franceses, dejaba claro que Francia no va a suavizar su postura y que no habrá acuerdo si no se respetan sus “líneas rojas”.

“Sobre los acuerdos comerciales, siempre seremos claros sobre las líneas rojas que le ponemos a Europa en sus negociaciones”, afirmó Macron, para quien el acuerdo con Mercosur que fracasó en diciembre pasado “habría sido malo para la carne, el azúcar y el etanol”.

Francia es el primer productor y exportador agrícola europeo y su producción representa alrededor de una cuarta parte de la totalidad europea, según datos de Bruselas. A los ganaderos franceses, y por ende al Gobierno, le preocupan especialmente las negociaciones sobre la carne bovina procedente con el Mercosur.

Los sudamericanos esperan una oferta revisada de la UE, que en octubre propuso una cuota anual de 70.000 toneladas de carne bovina. Pero según cálculos del Instituto de Ganadería de Francia, con esta cuota de carne sudamericana el precio de venta podría caer 10% y desaparecerían entre 25.000 a 30.000 empleos en el sector en Francia, informa la agencia France Presse.

Según precisó Macron este viernes ante el presidente argentino, especialmente “en el contexto del Brexit” Europa debe mantenerse más vigilante que nunca para que el sector bovino, cuya oferta interna, dijo, “corresponde a las necesidades del mercado europeo”, no se vea alterado con ofertas externas como las de los países sudamericanos. “Tenemos que estar vigilantes para no desestabilizar ese sector, que en Francia es de excelencia”, insistió Macron.

Poco margen le quedaba a Mauricio Macri, salvo destacar, como hizo, la “gigantesca oportunidad para ambas regiones” que constituiría la conclusión del trabajoso acuerdo. “No podemos desperdiciar esta oportunidad”, advirtió antes de marcharse a cenar con Macron y sus respectivas esposas, sin revelarse si el menú incluía filete.

7/TENDENCIAS/carousel