Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El poeta y académico universitario chileno Nicanor Parra, uno de los más influyentes autores de la literatura en su país en la segunda mitad del siglo XX, ha fallecido en la madrugada de este martes a los 103 años, según confirmó el ministro chileno de Cultura, Ernesto Ottone. Parra recibió en 2011 el Premio Cervantes y había sido postulado al Premio Nobel de Literatura en diversas ocasiones.

El «antipoeta» nacido en 1914 pasó sus últimos años retirado en un balneario situado al suroeste de Santiago, en Las Cruces. Allí lo visitaron desde leyendas literarias como Roberto Bolaño (quien tenía a Parra como su poeta favorito) hasta presidentes del país, como Michelle Bachellet.

Esta misma, conmovida, envió hoy un mensaje de apoyo a la familia del poeta chileno. «Chile pierde a uno de los más grandes autores de la historia de nuestra literatura y una voz singular en la cultura occidental. ¡Estoy conmovida por el fallecimiento de Nicanor Parra! Mi más profundo pésame a su familia», escribió la mandataria en su cuenta de Twitter.

Parra nació en el seno de una familia campesina por parte de madre mientras que su padre fue profesor y músico. Tras sus estudios básicos, fue profesor de Matemáticas en el Liceo de Chillán y en la Universidad de Chile, en 1938, y durante varios años vivió en Estados Unidos e Inglaterra. De hecho, su obra tiene un peso considerable en el panorama inglés, idioma en el que ha sido traducido por grandes nombres como Allen Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, William Carlos Williams, Thomas Merton, Denise Levertov o W.S. Merwin, entre otros.

A partir de los años 30 se dedicó al cuento y al ensayo y publicó su primer libro de poemas, «Cancionero sin nombre». Se le considera el creador de la denominada «antipoesía», cuya muestra más sobresaliente es «Poemas y antipoemas» de 1954. Considerado el creador de la antipoesía, es para muchos críticos y autores connotados, tales como Harold Bloom, Niall Binns o el mismo Bolaño, el mejor o uno de los mejores poetas de Occidente.

Otros libros suyos son «La cueca larga», «Versos de salón», «Los profesores», «Artefactos», «Sermones y prédicas del Cristo de Elqui», «El anti-Lázaro», «Chistes para desorientar a la poesía», «Poesía política», «Páginas en blanco» o «Discursos de sobremesa».

En 1969 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile por «Obra gruesa». En 1991 fue galardonado por segunda vez en su país y obtuvo el Premio Internacional Juan Rulfo. En el 2000 recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y en 2010 fue finalista al Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

En el año 2012, cedió a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes su vieja máquina de escribir y un poema inédito. En el acto de depósito estuvo representado por su nieto, Cristóbal Ugarte. La máquina de escribir, que depositó en la caja de seguridad número 1.552, es un objeto querido y valioso para Nicanor Parra y permanecerá custodiada en el Cervantes hasta el 5 de septiembre de 2064, fecha en la que el poeta cumpliría 150 años.