Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
“El principal problema del jugador argentino es la irresponsabilidad”, dijo Guillermo Barros Schelotto a EL PAÍS en abril del año pasado. El entrenador de Boca Juniors se encontraba entonces acosado por la indisciplina de muchos de sus jugadores, como Daniel Osvaldo, despedido por fumar un cigarro en los vestuarios. O Ricardo Centurión, denunciado por su pareja por violencia de género, La máxima de Barros Schelotto, como una premonición, parece ahora alcanzar también a los colombianos. Edwin Cardona, Wilmar Barrios y, en menor medida, Frank Fabra, quedaron envueltos en otro escándalo sexual y fueron inmediatamente apartados del equipo. Los tres se perderán el superclásico del próximo domingo ante River Plate.

Edwin Cardona y Wilmar Barrios en un entrenamiento de Boca

Tres mujeres, una argentina, una colombiana y otra peruana, acusaron a los futbolistas de abuso sexual, lesiones y amenazas tras una fiesta realizada fin de semana pasado en un hotel del exclusivo barrio de Puerto Madero. La dirigencia del club no impuso por el sanciones administrativas, pero el entrenador ya los marginó para el derbi ante River. 

Según el testimonio de la argentina C.S.J., una bailarina que tiene un puesto en el Senado de Buenos Aires, los jugadores de Boca montaron una fiesta de varios días en el hotel y contactaron con ella y sus compañeras a través de un peluquero de confianza,  conocido como Yaca. A.C.A, la mujer colombiana, denunció por abuso sexual a Barrios y Cardona, delito que ya figura en la carátula del expediente.

El escrito judicial dice que las mujeres llegaron al hotel el domingo pasado, donde los futbolistas las obligaron a tomar alcohol y “hacer shows”. Luego, siempre según el relato de las denunciantes, hubo una discusión por dinero en la que no faltaron los golpes y los insultos. Una de las mujeres cuenta que recibió "un cachetazo con la mano abierta por la cara y patadas” por parte de Barrios quien, además, exhibió en todo momento una cuchilla que llevaba en su cintura.

El descargo
“Estoy muy dolido y triste por todo lo que se está diciendo. Tengo esposa y tres hijas, ¿Con qué cara me dirijo a mi nena de 7 años? Nosotros nos estábamos cortando el pelo. Es el peluquero de toda la vida, él puede atestiguar que no ocurrió nada. Quiero llegar al fondo de esto”, declaró Edwin Cardona a la radio AM 990. Y agregó: “Es muy extraño todo lo que salió. Nunca en mi vida tomé un cuchillo. Las mujeres para mí son sagradas, jamás en la vida haría algo así. Es una falta de respeto que manchen nuestro nombre de esta manera”.

Wilmar Barrios, el más comprometido en la investigación, también habló en cuanto la noticia llegó a los medios. “Más allá de lo que se dice nosotros estamos tranquilos porque nada de esto es cierto. Nos duele a nosotros y a nuestras familias”, dijo. Pero para el abogado de las mujeres, Juan Cerolini, la situación está clara:  “Hay audios, fotos y videos que pueden ser aportadas como pruebas de la situación que vivieron mis defendidas”.

El presidente de Boca y vicepresidente de AFA, Daniel Angelici, fue cauto y evitó las decisiones drásticas porque antes "hay que averiguar bien lo que pasó". "El club no estará ajeno ni nos vamos a hacer los distraídos”, aclaró luego.

La suerte de los jugadores se definió, en lo inmediato, en el vestuario. Los referentes del plantel Carlos Tevez, recién llegado desde China, y Fernando Gago, se reunieron con los tres jugadores denunciados. Tras ese encuentro llegó la decisión de Barros Schelotto de no subirlos al bus que trasladó al equipo hasta Mar del Plata, donde los River Plate. 

7/TENDENCIAS/carousel